Revista nº 823
ISSN 1885-6039

El Corpus Christi en Villa de Mazo.

Viernes, 28 de Mayo de 2010
BinterCanarias (nº 63)
Publicado en el número 315

La tradición y la devoción se unen en la festividad del Corpus Christi de la Villa de Mazo, en la isla de La Palma. Arcos, pasillos, alfombras, descansos y tapices se elaboran tradicionalmente por los lugareños para celebrar esta fecha de arraigada costumbre en las Islas.

 

El Corpus Christi en Villa de Mazo es un acto de profunda religiosidad que sirve de estímulo a sus respectivos barrios para enaltecer de forma notoria al Creador, con un derroche de ingenio artístico que se materializa en la confección de arcos, pasillos, alfombras, descansos y tapices. Por ello, se hace acopio de una variada gama de materia vegetal, que se convierte en el ingrediente con el que adornar este sentido homenaje, manifestando una distintiva e innata expresión plástica.

 

La festividad de Corpus Christi, como manifestación artística de la cultura popular, remonta sus orígenes a la década de los setenta del siglo XIX, concretamente al año 1.873, según atestiguan los testimonios gráficos.

 

 

La sencillez de las primigenias formas ha derivado en las complejas estructuras enramadas que hoy encontramos erigidas en las calles empedradas del casco urbano de Villa de Mazo. Calles que cada barrio se encarga de engalanar con su arco, pasillo y descanso, y tapiz, para el paso procesional del Santísimo el jueves de Corpus.

 

El carácter singular, original y de arraigo cultural y artístico que el municipio demuestra con la festividad de Corpus Christi, fue reconocido oficialmente ya que ha sido declarado, por resolución de 23 de diciembre de 1985 de la Secretaría General de Turismo, como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Esta distinción ha servido de motivación para que los vecinos se esfuercen aún más si cabe en la preparación de la festividad que incluye actos religiosos, culturales y deportivos. Dentro de estos actos culturales destacan las exposiciones de pintura, artesanía, objetos religiosos, fotografías, objetos varios, etc., donde han expuesto artistas de Cananas e internacionales de renombre.

 

En el año 2002 el Corpus Christi de la Villa de Mazo obtuvo un importante galardón, la Medalla de Plata en el certamen Importantes del Turismo de esa edición, otorgada por el Consejo Canario de Turismo. Ese premio venía a reconocer el trabajo que todos los habitantes del municipio hacen durante todo el año por esta fiesta. Esta labor sacrificada, pero de sabor grato, se puso de manifiesto en el acto de la entrega del galardón en el Parador Nacional de Turismo de La Palma, a la que asistió una representación de los vecinos. Toda festividad, entendida como una manifestación popular de índole compleja, tiene un componente etnográfico intrínseco que resalta su importancia, ya que sirve para dar a conocer el carácter, la idiosincrasia y las costumbres de pueblo, que se expresan a través de estas festividades.

 

En este sentido, el Corpus Christi, como primera fiesta macense, encierra algunas constantes que merecen cierta valoración:

 

• Destaca su continuidad en el tiempo -se celebra desde 1.873-. Por tanto, se trata de una costumbre que pervive entre sus gentes desde hace más de un siglo. La tradición del enrame de esta festividad se ha mantenido vigente hasta nuestros días, si bien ha sufrido algunas variaciones, que han sido consecuencia del uso de los materiales, de las técnicas o de la elección de los modelos que se dan en cada época y que, progresivamente, se han ido sumando a esta apoteosis ornamental, siempre con el fin de optimizar el resultado final.

• Se convierte en la imagen de Villa de Mazo, que siempre ha destacado por este fervor.

• Evidencia la tradición artesanal de marcado raigambre que existe en la localidad. Intensa actividad manual para obtener de la madre naturaleza lo justo, convirtiendo con su laborioso trabajo el alma natural en un cuerpo de forma plástica y de entraña mística. Cada objeto, cada proceso ha sido hecho a mano íntegramente: manos que recogen, que recortan, que pegan, que enraman, que construyen, que sueldan, que levantan...

• Encarna una exaltación de la naturaleza y del arte, pues a través de la intensa y prolongada labor desempeñada por los vecinos del municipio en torno a una estructura de hierro y madera, nacen cada año los arcos, descansos, pasillos y tapiz que engalanan sus calles.

 

 

 

Un año de trabajo

 

Sin embargo, Corpus Christi es mucho más. Es una festividad que se prolonga durante todo el año. Los vecinos de cada barrio recogen, secan y preparan el material vegetal que se empleará en el enrame de su arco. Los diseñadores esbozan los modelos; el barrio elige el que desea elaborar, y la carpintería y cerrajería lo transforma en una estructura de hierro y madera que llegará a los locales vecinales para comenzar el enrame un mes antes del jueves de Corpus, pegando cada hoja, cada semilla, cada pétalo... hasta que el arco quede transformado en la bellísima estructura vertical que se levanta durante el día y la noche de víspera de Corpus Christi, día en el que también se elaboran los pasillos para el paso procesional del Santísimo el jueves de Corpus.

 

En definitiva, el Corpus Christi forma parte del carácter de este pueblo que lo lleva a ser tan singular y a destacar entre el resto de celebraciones.

 

 

Artículo publicado en el número 63 de la revista BinterCanarias.


 

Noticias Relacionadas
Comentarios