Revista n.º 1045 / ISSN 1885-6039

La invención de la fiesta. La librea de Tegueste y la peste de Landres de 1582.

Miércoles, 21 de enero de 2009
Manuel Hernández González
Publicado en el n.º 245

Cuando emprendimos esa labor pretendimos ser respetuosos con la documentación histórica, pero no quisimos hacer referencia a un mito ampliamente arraigado en la localidad, el del origen de la librea a partir de un supuesto voto a los santos patronos en 1582 por librarla de la peste de Landres en 1582. Pero su persistencia incluso en actuales informes municipales me lleva a explicar el carácter de auténtica falsedad.

Barco de Tegueste en una fiesta antigua.

Cuando el Excmo Ayuntamiento de Tegueste me encargó la redacción de un estudio para la declaración de bien cultural de la Romería de San Marcos y de la Librea, me puse a investigar sus orígenes históricos en los diferentes archivos de la Isla y en especial en el parroquial. De tal trabajo de investigación nacieron varios libros, entre los que se encuentran Tradiciones teguesteras: la librea, los barcos y la danza de las flores, impreso en 1999, y la edición de la Historia de Tegueste y noticias de las funciones de la parroquia de San Marcos, de Antonio Pereira Pacheco, de 2001.

Cuando emprendimos esa labor, pretendimos ser respetuosos con la documentación histórica, pero no quisimos hacer referencia a un mito ampliamente arraigado en la localidad, el del origen de la librea a partir de un supuesto voto a los santos patronos en 1582 por librarla de la peste de Landres en 1582. Pero su persistencia incluso en actuales informes municipales me lleva a explicar el carácter de auténtica falsedad de esa creencia derivada únicamente de la aseveración de un erudito local, cuyo único argumento es un texto de Viera y Clavijo que narra la huida a Tegueste del cabildo de La Laguna como consecuencia del azote de esa epidemia. A partir de ese hecho construye sin ninguna documentación que lo avale un supuesto voto a los santos patronos que es el origen de la librea y de los barcos.

En el archivo parroquial de Tegueste, perfectamente conservado, albergando incluso el libro de la primitiva ermita de San Marcos, no se encuentra ningún documento de ese supuesto voto, ni ninguna huella de su repetición en el tiempo. Es más, por las razones que apuntaremos seguidamente, difícilmente podría darse un voto a la Virgen de los Remedios en el siglo XVI porque la primera descripción de su culto es de 1669.

Tegueste se constituye como pueblo a partir de su núcleo de Tegueste el Viejo, que cuenta con una ermita dedicada a San Marcos desde al menos 1530 y con parroquia desde 1606. Sólo en el inventario formado en 1669 se detalla la existencia de una imagen de talla de la Patrona.

Mientras que la fiesta de San Marcos corría a cargo de la parroquia desde sus comienzos, la de la Virgen se originó a partir de la devoción popular propiamente dicha, hasta enraizarse con el devenir del tiempo su festividad del 8 de septiembre en la fiesta por antonomasia de la localidad y su entorno parroquial. En los primitivos libros de la ermita, y en los de la parroquia, se destinan desde un principio sumas de dinero para los gastos de la fiesta de San Marcos y para el abono del traslado de los clérigos que se desplazan a ella para oficiar sus sermones, como se puede apreciar, por ejemplo, en la de 1578. Sin embargo, no aparece ninguna para la Copatrona, que nace a partir de limosnas de los parroquianos. Sólo a partir de 1660 se especifican los gastos de enrame de la iglesia el día de su patrono. En las de 1662 se detalla también el pago de 6 reales a dos hombres por el transporte desde los montes de las ramas para la fiesta1.
 
La librea y los barcos de la Virgen de los Remedios de Tegueste se origina, como todas las de la comarca, que presentaban en esa época rasgos similares, incluso en Tegueste y La Laguna en el siglo XVII, sólo que en el siglo XIX la de Tejina, que aunaba la fiesta de San Bartolomé con el Corpus Christi, giró hacia ese último rasgo para mostrar su identidad diferenciada; mientras que en Tegueste, hasta la guerra civil, los Remedios, convertida desde el XVII en fiesta principal de Tegueste Viejo, privilegió como rasgos suyos la librea, los barcos y la danza de las flores.

Ese carácter de mera invención sin base histórica es todavía más contundente cuando se estudia el recorrido de la peste de Landres, en la que Tegueste fue una de las localidades que más la sufrió con una mortalidad auténticamente catastrófica; mientras que el norte de la isla, a partir de El Sauzal, como ha estudiado José Miguel Rodríguez Yanes en La Laguna durante el Antiguo Régimen desde su fundación hasta fines del siglo XVII. La epidemia arraigó poderosamente en Tegueste, Tejina, Taganana, la Punta, Tacoronte y el Valle de Tabares con una mortalidad en toda la comarca de unas 3.500 personas, lo que desvanece esa supuesta milagrosa curación por tal supuesta intercesión.

En definitiva, por rigor histórico, no puede seguir defendiéndose el voto a los Santos Patronos por su intervención beneficiosa en la peste de Landres como origen de la librea, primero porque no existió nunca tal promesa; en segundo lugar, porque ni la librea ni los barcos eran exclusivos de Tegueste, sino característicos de todas las festividades de la comarca Noreste de la isla.; en tercer lugar, por el carácter catastrófico de la epidemia de Landres en Tegueste; y, finalmente, porque ni siquiera la advocación de la Virgen de los Remedios como Copatrona existía en la ermita y más tarde parroquia de San Marcos hasta 1669.


----------------------------


1. Archivo parroquial de San Marcos de Tegueste (A..P.S.M.T.). Libro de fábrica.


Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.