Revista nº 796
ISSN 1885-6039

Pleito entre la Heredad de Risco Blanco y la Heredad de Ingenio de Santa Lucía (año 1792)

Lunes, 30 de Junio de 2008
Felipe Enrique Martín Santiago
Publicado en el número 216

En las sociedades rurales son frecuentes los conflictos por la tierra y el agua, base de la riqueza durante el Antiguo Régimen. Tirajana no era distinta a otras comarcas, contabilizándose numerosos pleitos en el Juzgado Municipal y de Primera Instancia de Las Palmas, recogidos en los documentos custodiados en el Archivo Municipal de San Bartolomé de Tirajana y en los expedientes de procesos de la Audiencia, existentes en el Archivo Histórico Joaquín Blanco de Las Palmas de Gran Canaria.


Sin duda alguna, las denuncias presentadas en la última década del siglo XVIII entre la Heredad de Riscos Blancos (aparece en plural en las diligencias) y la Heredad de la Acequia Real del Ingenio de Santa Lucía, fue la más sonada. La resolución tomada por el alcalde de agua de la última heredad, el 8 de enero de 1790, a petición de Sebastián Rodríguez, esposo de Catalina Espino, relativas a las aguas de “El Juncal de Barroso”, bajo el Heredamiento de Riscos Blancos, es el detonante del litigio.

La sentencia de 5 de marzo de 1793 es favorable a la Heredad de la Acequia Real del Ingenio de Santa Lucía, dándole la propiedad de todas las aguas de la disputa, que nacen en los terrenos de Riscos Blancos y pueden alcanzar al Barranco del Pino (Risco Blanco) desde la hora de ponerse el sol hasta el alba, dejando correr el agua por las tornas y tomaderos. Desde la hora de salir el sol hasta la de ponerse, tocan y pertenecen igualmente a los dueños y poseedores de la Heredad de Riscos Blancos.

La decisión tomada por las dos heredades de levantar un mapa del Barranco de Tirajana, realizado por Cristóbal Francisco Afonso, en 5 de abril de 1792, como prueba para el juicio, nos permite contar con un bello documento histórico. El artista reflejó el Barranco de los Pinos o Riscos Blancos, el Barranco Pegado y el conocido con el nombre del Ingenio o de Tirajana; igualmente, las acequias, fuentes y manantiales que componen ambos heredamientos. Por el Barranco de Tunte, ramal del Barranco de Tirajana, discurren las aguas sobrantes de la Heredad de Tunte.



Al Barranco de los Pinos o de Riscos Blancos, según la leyenda de la ilustración de finales del siglo XVIII, vierten sus aguas los siguientes manantiales:

1. Los Pinos, aguas que nacen en la Cumbre.
2. Tierras de la Cebada.
3. Barranquillo de la Yedra.
4. Barranquillo de los Sauces y casa de Matías Pérez.
5. Barranquillo de la Sabina y casa de José de Vega.
6. Los manantiales enfrente del Juncalote.
7. Los manantiales del Barranquillo de la Sabinilla.
8. Fuente de Pavón o de la Torna, compuesta de muchos manantiales.
9. Manantial del Juncalote.
10. Manantial de la Higuera, a ella se une otra fuente denominada la Laderilla Blanca.
11. Lomito Colorado, La Joyeta y la Acequia de los Sánchez.
12. Remanentes de las Cañadas.
13. Manantiales de Can-stro.
14. Juncal de Barroso con tres remanentes.
15. Barranquillo del Agua
16. Taydia (Taidia), cuyas aguas son para el riego de aquel paraje.
17. Laderón.
18. Riscos Colorados.

Todos estos manantiales y fuentes nacen en terrenos situados en la jurisdicción de San Bartolomé de Tirajana. Las aguas discurren por el Barranco de Riscos Blancos, uniéndose a las aguas del Barranco de Tunte en el llamado Barranco Pegado. Desde el punto de unión de ambos brazos, las aguas de la Heredad de la Acequia Real de Ingenio riegan las tierras de la margen izquierda del Barranco de Tirajana hasta la Cuesta de Cabritos.



La acequia de la Heredad de Ingenio arranca desde el Barranco Pegado, atravesando el Ingenio, que se divide en tres partes: en la cabezada se llama Roçiana (Rosiana), un barranquillo la separa de la segunda parte, La Rueda; igualmente, otro barranquillo, la separa de la tercera parte. En la unión con el Barranco de Tirajana existe una fuente que llaman Acequia de los Vinos, que riega una pequeña parcela.



Sigue las Huertas de la Rueda hasta el Barranco de Santa Lucía que la divide del Ingenio, a la otra parte del barranco, hasta una fuente llamada de la Ciudad de Lima, la que no puede pasar al Ingenio por la mucha profundidad del barranco, y sus aguas se invierten en el riego de dicho paraje, y algunas sobras van a unirse con las demás de todas partes para moler el molino que está a la vuelta que da la corriente al mar.

La acequia del Heredamiento se divide en dos brazales, uno que riega la Rosiana y otro que sigue por debajo de la Sierra y riega la Rueda y el Ingenio. Sigue pasando por la Joya del Pastel, los Tabucos, Roque Colorado, Joya de la Cuesta de Cabritos, donde acaba el riego, lindando con el barranquillo llamado de la Huertecilla.

Fuentes
• Archivo Histórico Provincial de Las Palmas, Joaquín Blanco. Archivo privado de Tomás García Guerra.
• Víctor Bello Jiménez y Felipe Enrique Martín Santiago. El Caciquismo en san Bartolomé de Tirajana. Editorial Anroart.

Felipe Enrique Martín Santiago es profesor y miembro del Centro de Interpretación e Investigación Etnográfico e Histórico del CEO Tunte.
Noticias Relacionadas
Comentarios
Martes, 03 de Febrero de 2009 a las 19:18 pm - Victoriano Ramos

#03 Muy buena reseña y muy buen libro. me gustaría saber en que año se crea la Heredad de Risco Blanco. Gracias y sigue así.

Lunes, 30 de Junio de 2008 a las 11:22 am - Felipe Enrique

#02 Gracias Marcos. Tú con la décima aportas esa tonalidad y entre todos mantenemos nuestra identidad, en peligro por la globalización.

Lunes, 30 de Junio de 2008 a las 11:14 am - Marcos H.

#01 Se enriquese, Enrique, la herencia con la heredad, cauce de nuestro pasado, en muchos casos, desgraciadamente, pasado por agua.

Sigue así, puntal.

Punto Cubano / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo