El Albergue Bolico premia al maestro de la tierra 'Don Pedro González Martín'. , BienMesabe.org
Revista nº 745
ISSN 1885-6039

El Albergue Bolico premia al maestro de la tierra Don Pedro González Martín.

Lunes, 28 de Enero de 2008
Ricardo González García (El Baleo)
Publicado en el número 194

Nuestro más sincero agradecimiento por hacer de nuestras tradiciones una oportunidad para querer más a nuestra tierra y al lugar que decidimos compartir, disfrutando momentos de alegría e ilusiones.


Don Pedro González Martín, vecino de Teno Alto, de 83 años de edad, fue la persona a la que recientemente se le otorgó el Premio Bolico, Naturaleza y Tradición, galardonado por su esmerada y valiosa colaboración en la difusión del Baile de Piñata y por mantener vivas otras tradiciones singulares de su caserío. Desde hace muchos años, don Pedro ha venido organizando y difundiendo en el municipio de Buenavista del Norte, y más allá de sus límites, el mencionado Baile de Piñata. Es el principal artífice de que dicha celebración haya perdurado. Desde muy pequeño, recuerdo cómo los habitantes de Teno Alto se reunían para vivir con júbilo los actos que acontecían el domingo de Piñata. Inicialmente se usaba la piñata de darle palos; las mujeres, una a una y con los ojos vendados, intentaban atinar y golpear con el objeto de romperla. Hace años, la vieja piñata fue sustituida por la denominada granada, vestida con cintas de adornar y jalar. Una de estas, al acertar, va conectada con un dispositivo que abre la piñata.

Don Pedro González, afamado Maestro de la Tierra, prepara y viste la piñata. Cuando el baile está bastante avanzado, le dice a la parranda de tocadores, que interprete la Isa de la Piñata. Las parejas, en torno a ella, van bailando y don Pedro indica a qué mujer le corresponde tirar. Cuando se acierta, la granada se abre, caen al suelo los regalitos, e incluso, alguna paloma o conejo, previamente colocado dentro de la misma. Comenta que el verdadero atractivo era que los bailadores no atinaran a tirar del hilo adecuado hasta el final. La pareja que lo consigue brinda a la concurrencia o, al menos, a los músicos que amenizan el baile.

Es una costumbre que los teneros han sabido valorar y preservar. Que se prodigue, para que sigan manifestándose nuestras honrosas y hermosas tradiciones. Don Pedro se enorgullece de las muestras de asombro y agrado de aquellas personas que presencian este festejo por primera vez, y pide a las autoridades que apoyen más el intento de que esta festividad no se pierda, para que los jóvenes tomen el relevo que él ha mantenido durante tanto tiempo.

El reconocimiento al que nos referíamos al principio fue entregado en la Jornadas de Puertas Abiertas del albergue “Bolico”, en Las Portelas, (Buenavista del Norte), a Don Pedro González Martín, Maestro de la Tierra, nuestro más sincero agradecimiento por hacer de nuestras tradiciones una oportunidad para querer más a nuestra tierra y al lugar que decidimos compartir, disfrutando momentos de alegría e ilusiones.


Noticias Relacionadas
Comentarios