Revista n.º 1045 / ISSN 1885-6039

Las ganaderas: la aportación silenciosa y vital en la economía isleña.

Lunes, 14 de abril de 2008
Teresa González Pérez
Publicado en el n.º 205

La mano femenina estaba presente en la elaboración de quesos hechos con leche de cabra, oveja o vaca. En la actualidad, en el Archipiélago, algunas mujeres queseras siguen “haciendo queso” con métodos y utensilios tradicionales, otras se han adaptado a las modernas técnicas de producción en las nuevas queserías.

Detalle del cartel de las jornadas sobre la mujer organizadas por Pinolere.

 
 
 
Las mujeres ganaderas han sido, y aún lo son, imprescindibles en la vida cotidiana de las zonas rurales de Canarias, aunque no se les reconozca. Desde antaño desempeñaron diversas actividades, ocupándose de los animales domésticos, elaborando productos alimenticios y artesanos y, por supuesto, atendiendo las tareas del hogar. En las casas campesinas isleñas había animales y aves de corral (gallinas, conejos, cochinos, cabras y ovejas) y ganado mayor (vacas, caballos, mulos, burros), además de perros y gatos. Ellas atendían las múltiples tareas relacionadas con la ganadería y cuidados de los animales: recoger huevos, ordeñar, darles de comer, sacar el estiércol, colocarles secos para la cama, cuidar de las crías, bien de los guechos o de los baifos. También transportaban la leche a la lechería, muchas veces en grandes lecheras cargadas a la cabeza, y se encargan de la compra del pienso y/o afrecho que se les suministraba.
 
 

La mano femenina estaba presente en la elaboración de quesos hechos con leche de cabra, oveja o vaca. En la actualidad, en el Archipiélago, algunas mujeres queseras siguen “haciendo queso” con métodos y utensilios tradicionales, otras se han adaptado a las modernas técnicas de producción en las nuevas queserías.
 


No menos importante fue la elaboración o tratamiento de productos cárnicos; así, después de la matanza de los cochinos, salaban la carne, para proveerse en los inviernos (fundamental en los potajes de coles y para acompañar el “revuelto o escaldón”), hacían chicharrones, chorizos, morcillas y obtenían la preciada manteca.
 


Las mujeres siempre se han ocupado en el sector pecuario, incluso desde la época aborigen, han desarrollado una intensa actividad aunque no lo reflejen los datos estadísticos. En todas las épocas fueron ellas las que garantizaban el abastecimiento de carnes, huevos, leche, aprovecharon las pieles y lana. Los hombres se encargaban de sacrificar los cochinos, las cabras, ovejas y, en los mataderos habilitados al efecto, de las vacas, pero los animales pequeños (gallinas, pollos, conejos) lo realizaban ellas.
 


La producción ganadera comenzó a retroceder en la década de 1960, merma justificada por el desvío de efectivos hacia el sector turístico; la cabaña descendió pero las mujeres en las casas continuaban criando animales. Pocas familias se dedican a la ganadería; en pueblos donde las cabezas de ganado se contaban por cientos, apenas quedan y en muchos lugares no hay ni una yunta de vacas. Aún hoy, pese a la reducción de la cabaña, la actividad de las mujeres constituye una aportación esencial en el trabajo de la ganadería y la elaboración de productos alimenticios, tanto a nivel comercial e industrial como en el autoabastecimiento de productos cárnicos y lácteos.
 
 
 


Teresa González Pérez es Catedrática de Escuela Universitaria de la ULL. Publicado en El Baleo, Boletín Informativo. Número 10. Noviembre 2003.

 
 
 
Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.