Revista nº 969
ISSN 1885-6039

Grandes mitos clásicos para la nueva temporada.

Lunes, 17 de Septiembre de 2007
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 175

La recta inaugural de la novena temporada del Teatro Cuyás estará protagonizada por los mitos clásicos. Los montajes Los persas, la tragedia más antigua conservada de la historia; Medea, la conocida bárbara de la Cólquide, y Otelo, un recorrido al corazón de las pasiones humanas escrito por Shakespeare, constituyen la suculenta oferta escénica del teatro que gestiona el Cabildo grancanario, tras la apertura el día 14 de septiembre que protagonizará la bailaora sevillana Cristina Hoyos y su Ballet Flamenco de Andalucía. Sin duda alguna de las tres producciones mencionadas, será la del polémico director Calixto Bieito -Los persas. Réquiem por un soldado español- la que a buen seguro levantará más expectación y controversia entre el público.


Bieito, que estrenó su montaje en el pasado Festival de Teatro Clásico de Mérida, ha planteado su transgresora obra en el desierto de Afganistán para poner en pie una producción de aires antimilitaristas en la que suenan versiones de Janis Joplin, Pink Floyd, The Doors y Jimi Hendrix. Natalia Dicenta interpreta a la recluta Jerjes, una enfervorizada novia de la muerte en esta reflexión sobre el instinto de destrucción humano y sobre el dudoso reclamo de la guerra como instrumento para solucionar conflictos, que llegará a la Cuyás los días 21, 22 y 23 de septiembre. Durante su estreno emeritense Bieito dividió los afectos del público. Recibió aplausos, pero también fue abucheado (casi un centenar de personas abandonaron el recinto) en su vuelta de tuerca al texto clásico del poeta griego Esquilo, que adereza con una pintoresca y primaria selección de argumentos empleados por los militares españoles que sirven actualmente en Afganistán. Que el espectador acuda preparado al Cuyás será lo mejor para que nadie se lleve luego a engaño: un stripper se ayuda de la bandera española para no enseñar el pene, un recluta piensa en montárselo con lujo de detalles con Elsa Pataky y Penélope Cruz, y España -según un personaje del montaje- “le mete la democracia por el culo a esos barbudos” de Afganistán.

Seguidamente, la cartelera del Teatro Cuyás nos propondrá otro clásico basado en un texto de Eurípides, e interpretado por una de las compañías de más prestigio del denominado teatro de las autonomías, los andaluces de Atalaya Teatro. Medea. La extranjera se estrena los días 28, 29 y 30 de septiembre y está dirigida por Ricardo Iniesta, quien partiendo del mito griego vigente aún en el siglo XXI, nos anima a mirarnos en un espejo en el que todos podemos vernos reflejados como extranjeros. La compañía Atalaya subtitula el montaje la extranjera a esta Medea, como referencia al gran drama que acontece en estos inicios del siglo XXI con aquellos que huyen de sus países buscando “El Dorado” occidental, para luego encontrar el desprecio y la xenofobia. El montaje, que coproduce el Festival de Mérida y el Art Carnuntum Festival de Viena (Austria), se trata de una adaptación de Carlos Iniesta a partir de los textos de Eurípides, Séneca, Heiner Müller y diversos autores contemporáneos.

Antes de dar paso a las actuaciones magistrales de la bailarina canadiense Marie Chouinard en el mes de octubre, se representará el otro de los clásicos de este inicio de temporada del Cuyás: Otelo, de Shakespeare, que dirige la joven Carlota Subirós con el Teatre Lliure de Barcelona (días 5, 6 y 7 de octubre). Deseo, muerte, envidia, sospecha, odio, venganza, confianza y conspiraciones se suceden en esta obra del dramaturgo inglés que ha sido descrita por la propia Subirós, como “un viaje al corazón de las tinieblas del corazón”. El montaje, uno de los mitos románticos más infalibles de la Historia, se sumerge en la esencia de una tragedia que prosigue teniendo una vigencia después de 400 años después de haber sido escrita, basada en el triángulo de personajes formado por Otelo, Yago y Desdémona. Subirós dota de atemporalidad la obra que transcurre en una fase de tregua dentro de una guerra, con una puesta en escena nada realista, en la que la escenografía de Max Glaenzel y Estel Cristiá basada en el color blanco, negro y rojo, la iluminación y la música, juegan un papel determinante.

El Cuyás ha lanzado esta temporada el Bono Autor para aquellos espectadores a los que les fascine el teatro de autor, que incluye los cinco montajes: Los persas, Medea, Otelo, Las visitas deberían estar prohibidas por el código penal y 2666, la coproducción que el Cuyás afronta con el Teatre Lliure de Barcelona. El mencionado Bono Autor garantiza un 33 por ciento de descuento respecto al precio inicial de las obras indicadas, de tal manera que cinco montajes en el patio de butacas podrán disfrutarse por 67 euros, mientras que en el primer anfiteatro bajo el precio del bono será de 57 euros, 47 euros en el primer anfiteatro alto y 41 euros en el segundo anfiteatro.


Comentarios