Revista nº 893
ISSN 1885-6039

Sensaciones tras la última exposición de Erik Cichosz en Icod.

Domingo, 18 de Noviembre de 2007
Camy Domínguez
Publicado en el número 183

Después de que su pintura haya cosechado éxitos en al menos siete países, Erik Cichosz vino a afincarse en este confín del mundo, bello donde los haya, como es Icod de los Vinos, y sin embargo rudo, con la ruda belleza del diamante, pero con la bella rudeza del mármol. Un Icod de los Vinos ya adulto, senil y decadente, que a través de muchos años sometido a una incultura interesada, muestra su más ignorante ingratitud y desdén hacia sus enamorados. Un Icod que en su edad dorada llegó a coquetear con las más sublimes poesías, con las más serenas melodías y con las más delicadas y selectas pinturas, pero que se ve en la actualidad inevitablemente sumido en la cómoda barbarie hecha a golpe de años de esfuerzo de la clase gobernante de las últimas décadas por estandarizar y empobrecer el conocimiento, llevándolo al gusto por lo mediocre y a la prostitución de la sensibilidad, o como diríamos ahora, a un quiero ser como Pepe.


De las cálidas manos de Erik Cichosz siguen naciendo trazos que parecen no esperar otro reconocimiento de la comunidad que el permiso para salir a la luz, a pesar de los conceptos  divergentes que le suponen lo amado y lo deseable. Porque a través de su inagotable producción se deja ver el amor que este pintor catalán siente por la belleza, la historia, las costumbres y la singularidad de nuestra tierra isleña y lo deseable hubiera sido que sus últimas exposiciones realizadas en Icod de los Vinos, la del 2000 y la más reciente de 2007, fuesen su gran canto de cisne en este municipio norteño, pero no parece haber sido realmente así. Este Icod que cautiva la sensibilidad artística y las emociones, que es centro de atención de todas las miradas, se comporta esta vez como una ninfa bella que huye del dios perseguidor, prodigándole por doquier desdenes e indiferencias, como una María Antonieta imprudente, cruel y altanera, como una Camila Lucinda, bella e inculta, incapaz de apreciar los versos que le son dedicados con devoción y profusión.

Después de que su pintura haya cosechado éxitos en al menos siete países, Erik Cichosz vino a afincarse en este confín del mundo, bello donde los haya, como es Icod de los Vinos, y sin embargo rudo, con la ruda belleza del diamante, pero con la bella rudeza del mármol. Un Icod de los Vinos ya adulto, senil y decadente, que a través de muchos años sometido a una incultura interesada, muestra su más ignorante ingratitud y desdén hacia sus enamorados. Un Icod que en su edad dorada llegó a coquetear con las más sublimes poesías, con las más serenas melodías y con las más delicadas y selectas pinturas, pero que se ve en la actualidad inevitablemente sumido en la cómoda barbarie hecha a golpe de años de esfuerzo de la clase gobernante de las últimas décadas por estandarizar y empobrecer el conocimiento, llevándolo al gusto por lo mediocre y a la prostitución de la sensibilidad, o como diríamos ahora, a un quiero ser como Pepe.

Por eso, aunque todos tenemos algo que ver en este asunto, no culpo a Icod, no culpo a los organizadores de sus exposiciones, no culpo a Erik, pero sí a esa inopia acomodada en la que hemos descansado y descansamos los icodenses sin oponer la más mínima resistencia.

Lo más cercano a mi realidad cotidiana que he visto de la pintura de Erik es el Drago de Icod, “Mi drago: Viejo, solitario y orgulloso”, como él mismo lo definió, y que ahora ni él mismo sabe en qué lugar de este planeta apoyará su reverso, ni qué ojos lo contemplarán con indiferencia como a una especie vegetal más a quien alguien dedicó bajo encargo un rato libre de su afición pictórica. Un drago que fue separado de las manos de su progenitor, como si de un mero vientre de alquiler se tratase, para ser entregado a una nueva familia adoptiva de la que no tenemos referencias de su condición de adoptabilidad. Un drago de cuya existencia muy pocos hemos tenido la suerte de conocer.

Así, en la exposición de 2007 la gran ausencia fue la del amado drago, aunque hubiera sido lo deseable. Sí estuvieron, sin embargo, cincuenta y dos de sus hijos llenando de pinceladas de creatividad, de exquisito colorido y luz selecta el sobrio espacio de corredores en el patio del exconvento icodense del Espíritu Santo.

En este amplio conjunto de obras, agrupadas en nueve series de diversa temática, se desgranó simplemente un breve recorrido por la senda creativa de un prolífico artista como es Erik Cichosz. En estos retazos pequeños y grandes se entremezcla en extraños binomios la cruel realidad con una bien definida vaguedad onírica que coquetea con el ensueño. La sabia elección de suaves tonos con la alegre luminosidad que atenúa escenas crueles y dolorosas, la asociación ilógica y poco convencional de elementos aparentemente lejanos entre sí, reales y ficticios hacen de su obra un todo único e irrepetible.

Pero sucede que cuando se mezcla la realidad y la ficción se corre el riesgo de no ser creído, o por el contrario, de crear una extraña sensación de devoción difícil de definir con palabras.

Esta última es tal vez la razón por la que desde hoy en la “casa del pueblo de Icod” alegra mis momentos mágicos y mitiga los ingratos una obra provocadora y extraordinariamente hermosa. Todavía no está a la vista para nadie, sólo para mí, que me reservo el grandioso momento en que decida el lugar que ocupará durante los próximos tres años y medio. Parece que las personas son como sus despachos demuestran. Hay despachos con un escueto ramo de flores exóticas, en otros, un misterioso adorno oriental, en otros, una sencilla foto familiar enmarcada con flores silvestres… El mío pronto tendrá otro aspecto menos lúgubre.

Antes de encontrarle el lugar, quería comprobar con mis propios ojos, con mis propias manos, que The Flying Groper tiene la capacidad de volverse del revés como planteaba Carlos Silva aquel 21 de septiembre de 2007 con la cantarina fuente de Neptuno como música de fondo. Así, con esa curiosidad infantil que a veces se apodera de mí en los momentos más insospechados, con esmero liberé de su prisión de celulosa transitoria la obra que, tal vez pensando en mí, había sido cuidadosamente envuelta, y, como a un hijo recién nacido, la tomé entre mis manos. Como nadie me observaba, estuve unos diez minutos felizmente extasiada, contemplando la adherencia de los colores a cada uno de los 362.100 milímetros cuadrados de lienzo, la suavidad de contornos de las redondeadas formas femeninas, la brillante elección de colores, la nítida perfección de las sombras, la fiereza aparente de la bestia.




Me asaltaron de pronto preguntas inútiles que no tienen contestación en un universo neosurrealista: ¿Quién era aquella sirena recién convertida en mujer, umbilicalmente unida y hasta sometida a un monstruo marino de mirada temible? ¿Cuál sería la historia atroz que generó semejante prodigio bajo la mar insólita? Permanecí unos minutos observando milimétricamente y luego todo el conjunto, y sin pensarlo dos veces, el misterio se apoderó de mis manos, que comenzaron a someter el marco a un giro lento de noventa grados hacia la derecha, con lo que el cabello rojo de la mujer cayó verticalmente de pronto, atraído por la misma fuerza de gravedad que atrae a todos los cuerpos en el espacio.

¡Sorprendente! Pero aún así, mis manos, no convencidas del todo de aquel feliz resultado, tal vez avisándome de que ninguna mujer debe arrodillarse ante un monstruo, continuaron dándole un nuevo ángulo de noventa grados a la derecha sin encontrar fuerza alguna que se opusiera. La centrifugacidad de aquella rotación me dio entonces otra perspectiva más sensual del cabello rojo serpenteando merced al viento de poniente, venciendo al detestable animal, haciéndolo desfallecer y desfalleciendo con él, asida a su cuerpo…

De pronto me pareció estar rozando lo prohibido y temí que el gran Erik regresara para sorprender, tal como esperaba, a una niña enfrascada en una flagrante vuelta de tuerca a su obra genial.


Comentarios
Martes, 26 de Febrero de 2008 a las 22:28 pm - ARACELI

#01 LA OBRA DE ERIK CICHOSZ ES INMENSA...ES GRANDIOSA, LÁSTIMA QUE SUS CUADROS NO SALGAN A LA LUZ TANTO COMO DEBIESEN. ERIK ES TODO UN CARÁCTER, PERO CON UN FONDO HUMANO QUE SOLO UNOS CUANTOS PRIVILEGIADOS CONOCEMOS. ESE ARTISTA DEL QUE UNOS ALABAN SU BUEN HACER Y OTROS NO TANTO POR MOTIVOS QUE VAN MÁS ALLÁ DE SU FACETA COMO PERSONA CREATIVA. DETERMINADOS ESTAMENTOS LE CONSIDERAN \"POLÍTICAMAENTE NO CORRECTO\". ÉL NO ENTRA EN EL JUEGO DE : \"SI ERES DE MI PARTIDO YO TE PROCURO..\"

CUANDO ERIK TOMA UN PÍNCEL BROTA ¡PURO ARTE! EN EL PARKING \"EL DRAGO\" (ICOD DE LOS VINOS) HAY MÁS DE 300 METROS DE MURALES Y SOMOS POCOS LOS QUE LOS CONOCEMOS. RECUERDO CUANDO EXPUSO ( TODO UN ÉXITO) UNA ANTOLOGIA DE SUS CREACIONES EN LA \"SALA DE ARTE ANILORAC\" DEL MISMO PARKING. AQUELLO FUÉ TODO UN EVENTO DE PUBLICO, DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN ( ALGUNOS NO NACIONALES) QUE VIBRABAN CON CADA OGRA DE ERIK. LAMENTABLEMENTE LA EXPOSICIÓN SOLO ESTUVO ABIERTA UN DÍA. APENAS UNAS HORAS MÁS TARDE DE LA INAGURACIÓN DE LA \"SALA ANILORAC\", Y AUN POR SABER QUIEN DECIDIÓ DESCOLGAR LAS OBRAS DE ERIK CON UNA EXCUSA TAN POCO CREÍBLE COMO QUE HABÍA QUE PONER LAS LOSETAS DE LA SALA. TAMBIÉN RECUERDO CUANDO DONÓ SU MÁGNIFICA OGRA \"PELICAR, EL MENCEY PESCADOR\"...UN MOMENTO TAN SOLEMNE Y EL EDIL DE AQUEL ENTONCES NO APARECIÓ POR NINGUNA PARTE. ESTUVE EN EL ACTO Y SENTÍ VERGUENZA AJENA: ICOD TENÍA UNA CREACIÓN DE ERIK CICHOSZ..UNA OGRA QUE ÉL ELIIGIÓ PARA ICOD DE LOS VINOS, Y EN EL ACTO DE ENTREGA SOLO ESTABAMOS DOS PERSONAS MUY ALLEGADAS ( POR DIFERENTES MOTIVOS) Y CUATRO PERSONAS PARA \"HACER BULTO\". \"¡PREMIO AL ÉDIL!\" ERIK NO RECIBIÓ NI UN \"GRACIAS\" ...EL ¿AGRADECIMIENTO? FUERON DOS BOTELLAS DE VINO DE ICOD, ¡BENDITO SEA DIOS!

CON TODO, ERIK ES UN ARTISTA QUE HA DEJADO TROCITOS DE SU ARTE POR LOS CINCO CONTINENTES, Y CURIOSO, ELIGIÓ PARA VIVIR UN LUGA MARAVILLOSO, PERO DONDE SU ARTE APENAS ES CONOCIDO.

ME CONSDERO UNA PERSONA PRIVILEGIADA : CONOZCO CASI TODAS LAS OBRRAS DE ERIK...CONOZCO LA HUMANIDAD DE ERIK, ¡CONOZCO AL ARTISTA! EN UNA ZONA PRIVILEGIADA DE MI CASA ESTÁ COLGADO UN RETRATO HECHO POR ERIK CICHOSZ: EL DE MI PERSONA, Y NO MUY LEJOS DE ESE RETRATO OTRA OBRA: \"LA TABAIBA ROJA\" ¡GRAIAS ERIK! NO DEJES DE CREAR! EXPONGAS O NO, TU OBRA NO TIENE PARANGÓN.

ABRAZOS ERIK: CELY