Revista nº 796
ISSN 1885-6039

De higos a brevas: la eterna discusión del campo canario.

Miércoles, 30 de Mayo de 2007
Antonio C. Perdomo Molina
Publicado en el número 159

Hay un tema en el cual los campesinos de las distintas islas de Canarias no se ponen de acuerdo, nos estamos refiriendo a qué es lo que se entiende por higo y qué por breva. En los trabajos de campo que hemos podido desarrollar en diversas Islas, comprobamos cómo el concepto que en unas se tiene sobre el nombre del fruto de la higuera o brevera es distinto al de otras.


Pero empecemos por lo que nos une, para intentar aclarar luego lo que nos diferencia. Lo que sí es común en todas las Islas es considerar que las brevas son más grandes y alargadas que los higos. A partir de este hecho las discrepancias son grandes, y las discusiones interminables.

Cuando en Tenerife o La Palma se habla de brevas, se están refiriendo a los frutos de un tipo de higuera que siempre dará brevas, se trataría del fruto de la Brevera o Brevala si son negras, o de aquellas variedades que presentan un fruto alargado blanco como la Brevera Bicariña o Tarajala. A las variedades que presentan el fruto más redondo y pequeño se les denomina higueras y sus frutos son siempre higos.

Sin embargo, en el resto del Archipiélago, y también en partes de la península Ibérica, este hecho no es así. Hay algunas variedades de higuera que tienen la característica de dar dos cosechas de fruta; una temprana, que pasa el invierno formándose en la planta y madura por el mes de mayo (estos son los llamados higos tempranos o soplones en Tenerife); y otra más tardía, que madura en pleno verano y es más abundante. Pues bien, en este tipo de higueras (que botánicamente se les llama bíferas frente a las uníferas que dan una sola cosecha) se denomina breva a la primera cosecha o doma, mientras que higos son los frutos que se corresponden con la cosecha más grande de pleno verano. Como vemos, el concepto es distinto pues en Tenerife y La Palma las brevas son brevas, con independencia de si es el fruto de la primera o la segunda cosecha.

Por si la locura fuera poca, en El Hierro se usa también el nombre de higos locos, que en Tenerife hemos oído nombrar como disvariados, refiriéndose en este caso a una cosecha tardía y extraña de higos, la tercera, que se produce en las zonas de costa en determinados años, cuando las condiciones climáticas propician una maduración extra y anormal de fruta.

Esperemos haber colaborado a solucionar más de una disputa interinsular, aunque bien es verdad que en este caso, frente a otras disputas más absurdas, la sangre nunca llega al río, y unos buenos higos pasados y un buen vaso de vino, acaban siempre por hacer olvidar las discrepancias.


Antonio C. Perdomo Molina es Profesor Asociado de la ULL y Técnico de Germobanco Agrícola de la Macaronesia.

Este artículo ha sido previamente publicado en el número 41 de la revista El Baleo, editada por la Sociedad Cooperativa del Campo La Candelaria, en diciembre de 2006.


Noticias Relacionadas
Comentarios
Jueves, 23 de Agosto de 2007 a las 12:17 pm - Arquímedes

#03 Apoyo el comentario de Miguel. Hay que rescatar que este tipo de frutas hay que saborearlas en fresco, no procesadas, pierden su encanto-

Domingo, 17 de Junio de 2007 a las 21:16 pm - carla soto

#02 excelente la explicación, que se brinda. Permite ampliar el conocimiento básico con claridad. Felicitaciones!!!

Sábado, 02 de Junio de 2007 a las 17:40 pm - Miguel

#01 Muy bien trabajado. Hagan otro sobre la palabra higos y la palabra tunos por favor.

Punto Cubano / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo