Revista nº 905
ISSN 1885-6039

Iluminaciones.

Lunes, 11 de Junio de 2007
Damaris García Molina y Chaxiraxi Álamo.
Publicado en el número 161

Partera es una mujer que, sin estudios ni titulación, ayuda o asiste a la parturienta. Ella está entrenada para poder detectar cualquier anormalidad en la madre y en su bebé, y referir la mujer a un Médico si es necesario. Este artículo se basa en los datos recogidos en la pasada entrevista realizada a la matrona más conocida del municipio de Gáldar, Doña Lucía Gordillo Martel, de 68 años de edad procedente de dicho municipio, que se dedicó a esta labor por pura satisfacción, aunque su madre también tuvo mucho que ver en esta elección ya que ésta, a pesar de que no era matrona, sabía defenderse ante los partos...


Introducción.

...Ella está casada y tiene dos hijos, los cuales también destinaron su vida a la medicina. Lucía quería estudiar medicina pero debido a la situación de España en ese momento que se encontraba en medio de una guerra, no pudo realizar su sueño teniendo que abandonar la escuela a sus 7 años, para poder dedicarse al cuidado de sus hermanos. Posteriormente empezó a trabajar en distintos almacenes de plátanos, tomates, hasta que se pudo dedicar totalmente a la labor de matrona.


Historia.

Las parteras han desaparecido de nuestro diario vivir, en los campos aún podemos encontrar una comadrona en la mejor disposición de asistir el parto de una mujer, sin embargo, en la ciudad tenemos que buscarla con una lupa. La conveniencia de los hospitales con todos los adelantos y los muchos requisitos que la ciencia médica les impone han logrado que el número de parteras haya disminuido grandemente. Las embarazadas prefieren la comodidad de una clínica o de un hospital.

La mayoría de las parteras de hoy día deben ser enfermeras especializadas en ese menester, autorizadas por un hospital o médico dispuestos a venir en su auxilio en caso de surgir complicaciones. Muchos años atrás la mujer que deseaba ser partera se reportaba a una unidad de salud pública y dos o tres lecciones, luego salía con la mejor disposición para afrontar su primer parto.

La fuerza de la Partería está en su énfasis en cuidado personal y continuo. Cada visita prenatal incluye el aseo físico regular. Ella seguirá a su cliente desde temprano en el parto hasta el periodo de posparto, ofreciendo consejo y confort durante este tiempo. Las Parteras están experimentadas con diferentes tipos de partos, y como resultado reconocen la variación amplia de lo anormal. Durante el parto es muy asegurado para la mujer parturienta tener a alguien que ella conoce y en quien confía, aunque en la gran mayoría de los casos la partera trabajaba sola, excepto en aquellas partos en los que ella necesitaba de la ayuda de otra persona. El parto puede ser doloroso y miedoso, es crucial tener la confianza de la Partera en la habilidad de la mujer para dar a luz y su confianza en el proceso del parto en asistir a las mujeres para tratar con el parto con un mínimo de interferencia. La Partera ve al embarazo y parto como un estado normal para la madre saludable, debido al respeto por el parto y la habilidad de una mujer de dar a luz. Mientras respetando los valores y cosas escogidas de la familia, ella guía cuidadosamente y vigila, asistiendo a la familia en dar a luz. Las Parteras de Entrada Directa aprenden por aprendizaje con Parteras experimentadas, o asistiendo a escuelas profesionales de Partería.

Ser enfermera no es un requisito para ser partera. Éste es el caso de Lucía que sin tener ningún título bajo su brazo realizó la labor de partera durante muchos años y como ella misma dice "si me pongo a contar a todas las personas que he ayudado a traer al mundo puedo formar un pueblo entero, ya que atendí a mujeres de Gáldar, Agaete, Guía, Montaña Alta, San Felipe, Juncalillo, Saucillo, Caideros, La Aldea, Sardina del Norte...". A ella desde pequeña le gustaba mucho esa labor, ya que su madre ayudaba muchas veces a las vecinas de sus alrededores a traer al mundo a sus hijos. Ella cuenta que le decía a su madre que quería ir con ella, pero su madre le decía que no, que esas cosas no las podían ver las niñas, ya que en esa época era un tabú. Después su tía pasó a ser la partera de la vecindad y como a Lucía le gustaba y ya era más mayor la acompañaba; desde ahí esta grandiosa mujer empezó a ser partera e incluso llegó a trabajar en una clínica a la que empezó a ir para aprender un poco más con el ginecólogo Don Juan Alonso, donde trabajó durante 10 años. Lucía nos contó que los propios médicos les decían "que sólo le faltaba el papel que le diera esa profesión, ya que las manos que tenía eran de oro".


Función.

Las funciones que tenían las parteras eran:

• ayudar a la mujer a dar a luz, velando por la seguridad de la madre y del hijo; pero después solo iba a bañar a los niños si era cerca, ya que si el parto había sido en el campo no se iba a trasladar hasta allí para bañar a un niño solo.

• observar si el parto trae complicaciones ya que si esto ocurría se tenía que acudir rápidamente al médico e ir a la clínica más cercana. Como dice Lucía "cuando veía que eso no era para mí se lo decía a la madre, traía al médico o caminaba hasta la clínica". Una de las veces me ocurrió algo que nunca olvidaré, nos dijo Lucía ya que una vez una mujer que no estaba de tiempo, es decir que todavía no se había cumplido y no tenía dolores, no le dilataba la matriz por lo que la mandé para la clínica. Y justo en frente del matadero cuando iba para Las Palmas le dio un dolor, uno solo, y ella dijo "¡¡ay!!, que lo voy a tener", mi marido paró el coche, salió junto con el marido de ella y se pusieron en al puerta y allí mismo nació el niño. Después la dejé en la clínica y el niño lo mandé a la incubadora ya que no tenía el tiempo. Otra anécdota muy curiosa de Lucía fue cuando una mujer que ella misma conocía estaba embarazada pero perdió al niño, pero la barriga le siguió creciendo. Un día cuando la vio le preguntó que si estaba embarazada y le dijo que lo había perdido; rápidamente la mandé al médico y realmente estaba embarazada, pero en vez de uno tubo dos más, aunque al final se murieron. También nos cuenta que respecto a partos raros una vez le nació un niño con los ojos en la frente, pero se murió; después le nació otro muerto pero sin rodillas, es decir, con los muslos seguidos de las pantorrillas.

• Vigilancia del progreso del parto.

• Examen y evaluación inmediato del recién nacido, cuidado de él si es necesario; examen de la placenta; apoyo para la primera mamada del bebé.


Pasos a seguir durante un parto.

Una vez la mujer se pone de parto, ésta contacta con su matrona o acude a un centro sanitario solicitando ayuda. La responsabilidad de la matrona o de la persona encargada del cuidado de la gestante se ha explicado anteriormente y la importancia del apoyo durante el parto se explica más adelante. Una vez el parto comienza, es vital una buena comunicación entre la mujer y su matrona, incluso si no se han conocido previamente. Cuando se da a luz, como dijo Lucía en la entrevista, lo primero que se hacía era amarrarle el cordón, bañarle y vestirlo, aunque en muchas ocasiones debido a la situación de la familia no tenían casi ni ropa, por lo que Lucía muchas veces iba a su casa a buscar ropa de sus hijos y se la daba a la familia.

Muchas de las veces el niño nacía con mucha grasa, por lo que se le bañaba con una especie de crema que tenían en esa época que era como grasa por lo que al final el niño quedaba limpio, se solía bañar en una palangana ya que era lo que se usaba antes. Cuando los niños nacían se les dejaba un trocito pequeño, del estomago al cordón, primeramente se le ponían dos pinzas al nacer, para preparar a la madre; cuando se terminaba de preparar a la madre se cogía al niño se le amarraba un hilo especial que se utilizaba para esa labor, y después se le volvía a amarrar para que no se le soltara. Posteriormente se coge a la madre y se le quita la placenta y en el caso de que la matrona tuviera que cortarle durante el parto porque la mujer no estaba lo suficientemente dilatada, es decir no alcanzara los 10 centímetros de dilatación, se le cosía.


Relato.

Aquí encontramos un relato muy importante de un hombre que fue traído al mundo gracias a la ayuda de una partera:

Mis tres hermanos, dos hermanas y este servidor fuimos extraídos de nuestra madre por la misma partera, una delgada mujer que respondía al apodo de Niña. Cada vez que mi padre tocaba a sus puertas (casi siempre de madrugada), sin vacilar esta bendita señora estaba dispuesta a dejar su cama para venir al auxilio de mi madre. Lo mismo hacía por cualquier otra persona que necesitara de sus servicios, los que dicho sea de paso, eran recompensados ya fuera con unos diez dólares en la ciudad, una gallina o vegetales si era en el campo.

La abuela materna de mi esposa fue partera por muchos años en un pueblo y según cálculos que en la familia hemos hecho un 75% de la población era ahijada de esta buena señora. Era costumbre dedicarle el hijo o hija en comadrazgo a la comadrona que lo traía al mundo. Muchas veces, de acuerdo a las palabras de su hija (mi suegra), un compadre se aparecía ya entrada la madrugada a buscar a doña Pancha (así fue como la conocí) la madre estaba apunto de dar a luz. Sin pensarlo dos veces, doña Pancha abandonaba el hogar en una mano llevaba el maletín con los instrumentos de la partera. Cuando ella no estaba atendiendo un parto, dedicaba sus ratos de ocio a coser y remendar ropa para aquellos cuya situación económica no les permitía el lujo de obtener ropa nueva. Fue una buena candidata para ser santificada.


Entrevista a Lucía.

En la entrevista a Lucía pudimos recoger muchos datos como que no había ningún tipo de remedio para los dolores, sino que más bien era mejor que tuviera más dolor. Esto se conseguía dándole medicamentos para que la matriz dilatara, por lo que le parto era con dolor y no se podían quitar. Hoy ya es diferente, aunque los dolores los tienen que tener igual, pero con la diferencia de que te ponen la epidural. Pero es muy bonito poder ver nacer a tu hijo, y cuando éste va a nacer los dolores son más fuertes y al ser más fuertes los dolores, te dan más ganas de empujar y entre más empujas más ganas, ya que eso te alivia y así ves el niño nacer; de la otra forma no ves nada porque estas media dormida.

Lucía nos dice que es muy bonito enseñarle a la madre su hijo recién nacido. Los instrumentos que se necesitaban eran la ropa porque antes no había; agua para poder lavarme; utilizaba el alcohol para desinfectar el instrumental y después los colocaba todos en un platito, las agujas, las tijeras, etc. También se ponía agua caliente que se utilizaba para lavar al niño y a la madre. No se quería a nadie para que le ayudaran ya que decían que eso eran cosas suyas, y en lo suyo no se metía nadie pero sí cuando había que jugar un poco con el estómago.

Cuando el parto finalizaba se lavaba a la mujer, se le ponían sus compresas y se la dejaba en la cama, no se le podía hacer otra cosa. Si había desgarro o había que cortar se les cosía. La mujer antiguamente estaba durante dos o tres días después del parto sin moverse, pero actualmente ya no es así.

Hacer mención que la actividad de la matrona va unida a una cierta solidaridad de género entre mujeres, ya que el enriquecimiento nunca ha sido el móvil por el que ha actuado la partera. Nos contaba que a veces pasó más de una semana fuera de su casa porque de una casa era llamada para otra y nunca cobró nada, es más, en muchas casas donde fueron a abonarle con algún producto lo desestimó al ver las carencias en las que vivía dicha familia. Este agradecimiento se vio en futuras visitas donde a través de sacos de papas, huevos, gallinas y hasta algún baifo poblaron su despensa.

Reseñar como punto final que tanto en La Aldea como en Telde, Tejeda, Caideros, Arucas, Firgas y últimamente en los propios centros comerciales de Las Palmas alguien se le suele acercar para recordarle que fue ella quien la trajo al mundo, ya que como ella misma dice ha traído gente como para llenar un pueblo.


Este artículo ha sido realizado por los alumnos del IES Guía Damaris García Molina y Chaxiraxi Álamo, bajo la coordinación de Tazarte Sánchez Moreno.


Noticias Relacionadas
Comentarios
Martes, 31 de Marzo de 2009 a las 00:25 am - fatima

#02 que feo... pero buena la noticia. bye

Miércoles, 15 de Agosto de 2007 a las 16:43 pm - carlos

#01 estoy muy orgulloso de cantv

los quiero bye