Revista nº 872
ISSN 1885-6039

Los grabados líbico-bereber más importantes de las Islas.

Viernes, 06 de Julio de 2007
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 164

La Corporación insular destina una partida de 60.000 euros a la compra, ya cerrada con los propietarios y sólo pendiente de la rúbrica del acuerdo.


El Cabildo de La Gomera ha cerrado ya el acuerdo que permite adquirir los terrenos en los que están ubicados los grabados líbico-bereber más importantes de Canarias. Así lo anuncia el presidente de la Corporación insular, Casimiro Curbelo, quien precisa que la Institución destina una partida de 60.000 euros a esta compra, ya cerrada con los propietarios y sólo pendiente de la rúbrica del contrato.

Curbelo alude a la importancia de conservar el patrimonio insular y ofrecerlo a las generaciones futuras como testigo de la realidad de la Isla; explica que consciente de esta realidad el Cabildo ha dado un gran impulso al área de Patrimonio, y recuerda que fue precisamente la labor de este Departamento insular la que llevó a descubrir el mayor texto líbico-bereber del Archipiélago en una zona de La Gomera, cuya localización exacta no se desvela para garantizar su seguridad hasta que se establezca la protección necesaria.

El hallazgo, según afirma el presidente del Cabildo, cambia todo el panorama arqueológico conocido hasta el momento actual, pues no sólo se trata del mayor texto líbico-bereber conocido en Canarias sobre un soporte continuo, sino que antes de su descubrimiento no había constancia del conocimiento de la escritura entre los aborígenes de la isla de La Gomera.

Insiste en la importancia de la adquisición que ha realizado el Cabildo, para que este "importante legado" pase a ser patrimonio público, y precisa que los grabados se encuentran en una cueva de pequeñas dimensiones, pero tanto el tamaño del panel -un lienzo de 5 metros de largo por 2 metros de alto-, como la cantidad de signos plasmados -105-, asombra a los investigadores. La cifra de 105 signos tiene gran importancia si la comparamos con el número de signo que tienen los paneles hasta ahora considerados los más grandes de Canarias, como son el panel principal de La Candía, en El Hierro, con menos de 50 signos, o el de Femés, en Lanzarote, con 30.

Curbelo dijo que desde el momento del descubrimiento el Cabildo Insular de La Gomera ha realizado gestiones para asegurar la conservación del lugar, que se ha designado como Las Toscas del Guirre. Comenta que la primera de estas acciones ha sido la de no revelar la localización, dado que la gran fragilidad de este pequeño enclave hace que las visitas incontroladas sean nocivas para su conservación, y añade que también se está trabajando en la propuesta de delimitación del yacimiento para su declaración como Bien de Interés Cultural.

Técnicos de la Unidad insular de Patrimonio recuerdan que fue en torno al siglo V antes de Cristo cuando los pueblos que habitaban en el norte de África, en la zona de la actual Libia, empezaron a utilizar un sistema de escritura conocido como escritura líbico bereber, que comienzan a ser estudiados en el año 1843 por investigadores franceses. En esa época se identifica buena parte de los signos que conforman esta escritura, aunque en Canarias hubo que esperar hasta 1870, para que se descubrieran los primeros grabados aborígenes en el Julan, isla del Hierro.

Desde ese momento y a lo largo del siglo XX se realizaron nuevos hallazgos de este tipo en el resto de las Islas, pero hasta ahora no se había encontrado ninguno en La Gomera hasta 1996, año en el se halla una pieza de madera en el interior de la Cueva de Herrera González (en Tazo), con 5 signos líbicos. Por tanto, no existía en la Isla colombina una inscripción alfabética sobre soporte fijo, que dotara de un valor arqueológico definitivo al hecho de que los antiguos gomeros conocían la escritura.


Comentarios