Revista nº 858
ISSN 1885-6039

El histórico Jardín de la Hijuela del Botánico ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Sábado, 21 de Julio de 2007
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 166

Entre la vegetación de mayor significación que atesora La Hijuela destacan las vinculadas a la flora canaria como ejemplares de dracaena drago (drago), Arbustos canariensis (madroño), juniperus cedros (cedros), pinus canariensis (pino canario), Phoenix canariensis (palmera canaria). Asimismo, guarda ejemplares de flora exótica como la Metasequioia glyptostroboides (sequoya del alba), única especie viva de este género originaria de china; o el magnífico Glinkgo biloba, única especie viva del género de las Ginkgoales y con fósiles que se remontan al período pérmico, en el Paleozoico.


Esta declaración se publicó el pasado miércoles, 11 de julio, en el Boletín Oficial de Canarias, donde se especifica que este expediente se incoa el 30 de octubre de 1980 por parte de la Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura. Sin embargo no se refleja en esta resolución la delimitación gráfica de este recinto. Por ello, posteriormente, en septiembre de 2004, la Comisión de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife propone una demarcación para el inmueble en cuestión, así como la conveniencia de cambiar su denominación de Jardín de Aclimatación por el de Hijuela del Botánico. La acotación propuesta coincide con los ejes de las vías que circunscriben el lugar: Hermano Apolinar, Tomás Pérez, Nicolás de Ponte y Linares Rivas. Y ello se justifica en la necesidad de acoger la totalidad del jardín, al objeto de prevenir que en su interior se puedan generar impactos que afecten directamente a los valores patrimoniales propios del mismo o en su percepción visual. Al estar incluido en el Conjunto Histórico de La Orotava se propone un entorno de protección estrictamente reducido al viario que lo circunda.

El alcalde de La Orotava, Isaac Valencia Domínguez, manifiesta su satisfacción por este “merecido reconocimiento” a favor de este “emblemático y pintoresco” espacio histórico del municipio. En esta línea, destaca que se trata de un jardín romántico que guarda mucha historia en su interior.

El primer representante institucional apunta que desde hace tiempo el Ayuntamiento reclama al Gobierno de Canarias la gestión del citado jardín, cuyas competencias está en manos del Ejecutivo regional. Este singular espacio no abre por las tardes, ni sábados ni domingos, y en opinión de Valencia, “es una pena porque se trata de un lugar especial, digno de admirar, y son numerosos los turistas que visitan diariamente la Villa y muchos se encuentran con el jardín cerrado”.




Jardín de Hijuela del Botánico.

Se trata de un espacio público ajardinado con una superficie de 3.390 metros cuadrados, localizado en la trasera del Ayuntamiento de la Orotava, sobre la antigua huerta del antiguo convento clariso de San José.

La Hijuela del Botánico fue creado en 1788 por iniciativa del VI Marqués de Villanueva del Prado, Alonso de Nava y Grimón, quien lo concibió como un centro complementario del Jardín de Aclimatación de la Orotava (hoy Jardín Botánico en el Puerto de la Cruz). En 1791, comienzan las obras del Jardín y se prorrogaron durante dos años. Y fue declarado Jardín Histórico el 29 de julio de 1994.

Su interior se articula con una serie de parterres que adoptan formas diversas (todas ellas distintas entre sí), delimitados por pequeños muretes entre los que discurren paseos con pavimento de tierra. El recinto, que alberga en su interior una charca con algunas especies vegetales acuáticas, está rodeado por un muro de cerramiento de mampostería con reja. Además posee una portada de forja que data de los últimos años del siglo XIX.

Existen árboles de gran interés por sus dimensiones, antigüedad, rareza o procedencia de lugares remotos. Los paseos serpenteantes del jardín permiten disfrutar del centenar de especies que reúne, entre las que destacan el castaño de la India, el árbol del fuego, el zapote, las coníferas de Australia y un bello ejemplar de drago.

Entre la vegetación de mayor significación que atesora la Hijuela destacan las vinculadas a la flora canaria como ejemplares de Dracaena drago (drago), Arbustos canariensis (madroño), Juniperus cedros (cedros), Pinus canariensis (pino canario), Phoenix canariensis (palmera canaria). Asimismo, guarda ejemplares de flora exótica como el la Metasequioia glyptostroboides (sequoya del alba), única especie viva de este género originaria de china; o el magnífico Glinkgo biloba, única especie viva del género de las Ginkgoales y con fósiles que se remontan al período pérmico, en el Paleozoico.

De gran interés son también las colecciones botánicas representadas en la Hijuela, como Aráceas, cupresáceas, palmáceas y coníferas, mientras que en los parterres inmediatos a la verja de cerramiento están bien definidas las plantas trepadoras: aristolochia, wisteria y clematis.


Puedes leer una información más amplia sobre el Jardín Botánico de La Orotava pinchando en el siguiente título:

Jardín de aclimatación de La Orotava: un paseo por su historia.


Noticias Relacionadas
Comentarios
Sábado, 21 de Julio de 2007 a las 20:56 pm - Menos mal una buena noticia

#01 Menos mal que algo positivo con respecto a la flora canaria se escucha. De todas maneras el que sea BIC, no lo salva de los depredadores, si no vean el teatro Pérez Galdós en Las Palmas de Gran Canaria, Bien de Interes Cultural y derribaron más de la mitad para heacer una mochila mamotreto que da miedo.

Con respecto a las palmeras canaria, hay una masacre generalizada en la isla de Gran Canaria. Hace unos dias vi en la obra de las nuevas dependencias y oficinas de la universidad de LPGC, cerca de la ermita de San Roque, que las palmeras que trasplantaron de manera chapucera, ya estaban muertas. Doce ejem,plares menos. Si a esto sumamos las que por orden de la nefasta y sublime ignorante-depredadora de la, gracias a Dios depuesta, Pepa luzardo (Alcalde más mala de la historia de la ciudad) queria trasladar a los alrededores del teatro, y que en última instancia se le frustró el plan, por el clamor del pueblo, las dejaron con las raices al aire, y MAS DE CIEN PALMERAS agonizaron y murieron. Si sumamos a la palmera centenaria y otras más jovenes trasplantadas en El Pambaso, y que piden agua por señas, vamos camino de la extinción. No digo lo de la plaga introducida por especuladores, la del picudo rojo.

En fin que el ejemplo del jardin de hijuelas del botánico sea el ejemplo de lo que debemos hacer. Felicidades