Revista nº 819
ISSN 1885-6039

La visión anglosajona (II).

Domingo, 14 de Enero de 2007
Marcos Hormiga
Publicado en el número 139

Retomamos el interesante artículo en el que nos ofrecen la visión de Canarias que los ingleses nos dejaron tras su paso por esta tierra. Los extractos en versión original y traducidos al final del artículo serán los encargados de ayudarnos a conocernos y, también, a conocerlos.



(Viene de aquí.)

A nuestro modo de ver los textos están cargados de experiencias personales que contrastan con aquellas de su país, tales como el trato personal, la vestimenta, el aseo y demás en las que, por supuesto, a la hora de emitir un juicio de valor, la gran mayoría de las veces sale favorecida la cultura anglosajona.

Veamos algunos ejemplos. En primer lugar observaremos cómo la cultura adquirida, la percepción de la única realidad posible, la subjetiva, afecta, determina, la opinión de Glas (1764, 283) con respecto a la manera de caminar y a la limpieza de las gentes de Canarias:

In these islands there is scarcely to be seen, even among people of the first rank, either a man or woman who walks with an easy and graceful air. 4


Veamos ahora el segundo ejemplo, el de la limpieza, en la que se observan contradicciones según se analicen dos partes diferentes de su texto:

Those people who have been bred in England must not expect to find such cleanliness of person every where abroad, as in their own country, especially among the lower sort of people.5 (Glas 1764, 284)

The houses of the peasants and lower sort of people [...] are generally neat, commodious, and clean; indeed there is little dirt or dust in these islands to make them nasty, [...]6 (Glas 1764, 284)

 
 Mapa de Puerto Naos de 1764, por Glas.


En la siguiente cita se puede observar cómo las estructuras profundas de la cultura, en este caso, la religión, afectan al entendimiento por el recelo que despierta la percepción mutua. Veamos un claro ejemplo en el que se observa la opinión de un arriero con respecto a los irlandeses católicos residentes en las islas:

Being curious to know what opinion the natives had of the Irish merchants, I enquired of my host, if he knew a person or two, whom I named, and what he thought of them? He seemed to have just notion of each; but at last, after, I had asked after about ten of them, he said, “Sir, these are all Catholics and very good people, but they are only Christians of St. Patricio.” I desired to know what he meant by this; he gave me no direct answer, but shook his head, and said, “These men are very well in their way, but must not be compared to the Christians of these islands. Ay, ay, added he, smiling, it is not for nothing they come to our country.” 7(Glas 1764, 205)


Veamos ahora la visión de Olivia Stone, una dama perteneciente al periodo conocido como Late Victorian en tres ejemplos: uno con respecto a la comida, otro con respecto a la limpieza y el tercero, y último, más extenso y rico en detalles, con respecto a los barberos y su función:

Pudding they never understand, so, in order to get even pancakes, I was obliged to ask for an omelet [sic] (tortilla) without anything in it, that is to say minus seasoning or flavouring of any sort. 8 (Stone 1887, 2, 355)

When we first came to the island, the darkness of the rooms, amounting to gloom, was very depressing. After a time, however, we became only too glad to escape the glare, the flies, and mosquitos. Much, however might be done among the wealthier classes, in Indian fashion, by means of straw mattings and curtains, to exclude everything except the air. It is also curious to note that – I suppose from using them so little- even the best houses have dirty windows. It is absolute necessity of course with us in England to let in as much light as possible, and so we look to the cleanliness of our glass. 9 (Stone 1887, 2, 342-443)

Don Gregorio had ordered a blister for my chest, and when the time came for it to be dressed, the barber was sent for. Doctors never do anything of a surgical nature; it is considered derogatory. So my barber came twice a day, and dressed the part blistered with a cabbage leaf and lard. He was very deft and gentle, but it seemed extremely odd for a barber to do such work. There are two classes of barbers, one of them being styled surgeon-barbers, who are qualified to do many things of this sort. John has paid two visits to a barber to have his hair cut, but the sights he saw were sufficient to deter him from repeating the experiment.

The barbers in this town rank next in number to the shoe-makers. Their shops are like those of old-fashioned barbers in England – that race which is fast becoming extinct, and only now to be found in villages and out-of-the-way country towns. A few chairs placed round the single room, which communicates directly with the street by folding doors; a cane settee on one side against the wall, where the friend, guitar in hand, waits its turn; one small looking-glass, of distorting qualities, in a gilt frame; a good many spittoons on the floor, which are more for ornament apparently than use; a small four-legged table, upon which are ranged the instruments of the craft; one small basin and a jug of water – such are the usual accompaniments of the man of scissors. Such you may see fifty times over as you take a short walk though the town of Las Palmas, for the barber’s doors are always open, as if to invite the attention of the casual passer-by. No gaudy red-and-yellow pole adorns the outside; no tempting array of hair-restorers, pomades, and cosmetics attracts the eye, for there are no shop-windows. The greatest amount of ostentation is when the simple word “Barberia” [sic] is inscribed in big capitals above the door. For shaving, a basin of a half-moon shape is placed under the chin. The barbers mostly combine bleeding, blistering, and tooth-drawing with the more harmless occupations of shaving and hair-cutting. This combination of barbering ans surgery is not agreeable. On John’s first visit to a barber’s here he saw a man’s boil dressed, and on the second a wound in a mans head washed, and the hair generally picked over by the barber’s fingers for lice. The machinery for brushing the hair with circular brushes very naturally has not yet penetrated to this out-of-the-world spot. Shampooing is unknown, its place being taken by a kind of dry wash after the hair is cut.

The charges of the natives for hair-cutting and shaving are exceedingly small, but when an Englishman asks what he has to pay, the unsatisfactory rejoinder is always made of <<leaving it to you>>. This cabman-like way of treating foreigners, due to the likelihood of thereby more than the legitimate amount, is not confined to the hairdresser. Englishmen are all considered by the natives to be made of money –a want of discrimination which is most umpleasant to those of small or only moderate means. Hotel-keepers, arrieros, servants, boatmen, and native shopmen by no means unfrequently adopt the same process of extortion as that used by the barbers. The sooner the inhabitants of these islands learn the honest method of asking only one price for an article or service, be the buyer native or foreign, the sooner will the English and English money flow in their direction. Of tall things an Englishman hates, by no means the least is the idea that he is being “done”, and I am sorry to record that this is a very dominant feeling of the traveller in these islands
.10 (Stone 1887, 2, 171-172)


Una opinión con respecto a la visión particular de Olivia M. Stone la encontramos en el prologuista de su obra traducida al castellano, Jonathan Allen:

Una de las denuncias más constantes que atraviesa las páginas de la viajera británica se refiere a la pésima calidad de la higiene pública y privada que suele ser la norma en todas las islas. De ahí su insistencia en la pulcritud y su agradecimiento al encontrar limpieza en los rincones domésticos. De nuevo podemos aludir una subyacente contradicción al recordar cuáles eran las condiciones de vida en los infamosos slums o barrios bajos del este de Londres y de Glasgow a lo largo de la época victoriana, Fueron cuantiosas las voces que se alzaron desde la izquierda y el anglicanismo militante para denunciar que la capital del Imperio era una enorme fábrica de miseria humana. (Stone 1995a, 14)


Otro autor, Edwardes, vierte opiniones que son bastante menos categóricas y, en muchos casos, amables, mas, como hombre de la época, no están exentas de subjetividad y, a veces, de ironía. Hemos escogido este pasaje no tanto por la belleza de lo narrado, las opiniones vertidas sobre religión y otros asuntos, sino por la visión, los prejuicios, la percepción mutua de Edwardes con respecto a los habitantes de Güímar y viceversa. Veamos el relato de una procesión:

The people of the town are reputed to be the most fanatical in the island in religious matters. Their priests are omnipotent. A word of them would almost suffice for an auto da fé [sic]; and he were a bold person who dared to air an heretical or liberal notion within their jurisdiction.

Unluckily I did not learn that Guimar [sic] bore this character until I had left it. I thought it no wrong to go into the town riding attire and a white hat. To be sure, it was soon evident that the citizens and their families at the windows of the houses and on the roofs, were all in black and bareheaded. But as a stranger, methought I might be excused for only partial conformity to their customs. It was no so, however [...] I left the procession and went to the side path of the Plaza, through which the images were being borne to the church at its extremity. Here I caused displeasure by putting on my hat. I did wrong, no doubt, in forgetting where I was; but I am sorry to say that the harsh, insolent, and even savage cries of the bystanders acted upon me like an irritant. The consequence was that for the length of the Plaza (about a hundred and fifty yards), I ran the gauntled of gibes, sneers, and even menaces, to the very door of the church.[...]

 However, as I had no mind to humble myself in public after these various slights and insults, I stayed in the church as long as I pleased, and the retraced my steps through the Plaza, to all appearance, I hope, oblivious of the existence of the hundred of Guimar [sic] citizens and youths who still kept at their door. [...] It was certain that I had met with my deserts. In Guimar [sic] as in Rome, one ought to follow the fashion.
11 (Edwardes 1888, 177-9)


Ya, en la transición del siglo XIX al XX, A. S. Brown, autor de catorce ediciones de una guía turística en la que incluso recoge consejos con respecto a avisos sobre el respeto a las costumbres y a los prejuicios de los nativos de las islas, y que es la primera y más importante guía de la época, mantiene una visión crítica de muchos aspectos de la vida insular. Veamos un ejemplo ilustrativo:

The upper classes in all the islands are friendly and courteous, with somewhat stately and old-fashioned manners. Education is not often very cosmopolitan and but little interest usually displayed in matters other than local, or which take place outside of Portugal or Spain.

This is partly due to the domestic habits of the gentlemen, many of whom do not care to go far out the sight of home. The duenna still reigns supreme, but the young ladies are said to envy at times the liberty enjoyed by their English sisters.

[...] When your new friend bids you farewell and trust he may see you again, he probably does not mean it; when he places his house at your disposition, he may not want to see you there; when he asks you to dinner, unless the invitation is repeated three times, you must not go. These are little courtesies common to the country where it is considered rude for a man to leave the table without a word or to ignore the presence of others occupying the same room with him.
12 (Brown 1925, pg.. cI)


En el prólogo de la obra traducida al castellano de Samuel Brown escrito por Mª Isabel González Cruz (2000, 35) encontramos una referencia a la obra de Quintana Navarro Barcos, negocios y burgueses en el Puerto de la Luz (1995, 185) en la que se dice de Brown haber cultivado con esmero el discurso laudatorio sobre la Canarias inglesa llegando en ocasiones a utilizar un tono que revestía tintes de auténtica apología patriótica. Quintana se refiere a las ideas que Brown vertía en su Report on the social and Economical Conditions of the Canary Islands, en el que deja claro que todo lo bueno y provechoso que había en las islas estaba vinculado, de alguna u otra forma, a las obras realizadas por sus compatriotas ingleses, cuya acción había sido decisiva para activar la dinámica de crecimiento que se estaba generando desde finales de los años ochenta.

Al abordar el propio fenómeno de la traslación así como el mismo concepto de diacultura o culturas diferentes; lo que podemos observar, en nuestra opinión es que -excepto en muchos de los pasajes de Charles Edwardes - no ha existido un cambio en el modo de observar y criticar la forma de vida de los canarios en los siglos XVIII, XIX y principios del XX.

Los escritores de viajes, sin excepción de nacionalidades, opinan cuando comparan ya que opinan a través de la propia comparación, y sus juicios están mediatizados por la cultura y por el modus vivendi del que provienen: creemos que independientemente de los escritos y las opiniones recogidas de autores anteriores, los escritores de viajes son como fieles referentes de una época y de una forma de pensar. Pongamos por caso a Olivia M. Stone, una mujer del siglo XIX, de la que suponemos que al igual que sus coetáneas sería una frágil, sumisa y timorata figura femenina al servicio de su esposo, mas fue capaz, no obstante, de viajar en condiciones infrahumanas y, por supuesto, recoger observaciones bajo un prisma puramente victoriano, mejor dicho, femeninamente victoriano.

Autores británicos posteriores, cual es el caso de Elisabeth Nicholas en su obra Madeira and the Canaries, escrita en 1953, son, en ocasiones, un claro ejemplo de lo que nosotros consideramos un error de apreciación. Por ejemplo, Nicholas quiere alabar la obra de Glas y pone como ejemplo la opinión que éste le merece a Olivia Stone, para luego criticar duramente las opiniones que Olivia Stone vierte sobre cualquier otro asunto en su obra Tenerife and its Six Satellites. Veamos lo que dice la siguiente cita que, a pie de página, hemos traducido de Nicholas (1955, 121):

I am myself a Glas addict, because he was a man of quite remarkable parts, and in everything he wrote there was the stamp of authentic, down to earth common sense. [...] I will here quote Mrs. Stone on the question of Glas’s navigational notes [...]: ‘His accurate, almost scientific, powers of observation were far in advance of his time. His record observations of habits and customs are fresh and real. His sailing directions, exact and practical, are valuable at the present day. His plain, even if blunt, way of dealing with and exposing imposture, arrogance and bigotry, shows him to have been a man of well-balanced and liberal mind.’

Dear Mrs. Stone; the last sentence is very typical of her style. In the call a spade a spade department, she is supreme, and writes things which, I think, no writer today would dare put on a paper in so forthright and trenchant form. Or perhaps dare is not the appropriate word; it would be more correct to say that, for myself, I would not trample so joyfully on the corns of foreign friends unless I were profoundly convinced that I was serving a good and necessary purpose. In this respect Mrs. Stone is very Victorian. Certain that the British Way was the Best, That Foreigners were Bigoted and Backwards, and that She Knew, she did not hesitate to criticise in the most forthright terms any custom, prejudice or tradition which did not tally precisely with late nineteen century English liberalism. Sometimes she is in this way, embarrassing, more often funny
.13


No podemos olvidar que frente a las posturas críticas u “objetivas” hubo también opiniones muy favorables con respecto a las islas y sus habitantes. Se pueden reseñar párrafos que son auténticos cantos a la naturaleza bajo una visión idealizada e incluso poética. Tal es el caso de numerosos pasajes de las obras de Glas, Olivia Stone, Brown, etc.

En general la visión de estos visitantes son, a veces, muy agrias e insultantes, como es el caso de James Hart, del que reproducimos la siguiente cita:

The inhabitants are all bigoted fools, and downright savage withal.14 (Hart 1818, 1, 5, 241)


Pero también podemos encontrar descripciones idealizadas y comprensivas llevadas a cabo por escritores que ni siquiera estuvieron en las islas, como por ejemplo Emily Dickinson que llegó a dedicar un poema a Tenerife15 (cf. García Pérez 1988, 31). Acabaremos este apartado con una cita muy apropiada de García Pérez (1988, 34):

En síntesis podemos afirmar que esta literatura de viajes es como un espejo retrospectivo, que refleja ángulos inéditos de nuestra historiografía. De otra parte las descripciones de estos ingleses del Ochocientos permiten expandir la imagen de Canarias más allá de sus límites, con su esplendor y sus miserias. Esto último no acontece sólo en el ámbito insular, pues ya Julián Juderías ha comentado: ‘Los que quieran ver nuestros defectos abultados, exagerados nuestros errores políticos y económicos y profetizada nuestra ruina, no tienen más que leer estos libros, en los cuales, siguiendo el gusto de la época, se filosofa a todo trapo, se escriben bellos párrafos a propósito de los hechos más insignificantes y se tiene el sentido común muy pocas veces’*. Pero quizás habría que matizar las afirmaciones anteriores como hace J. J. A. Bertrand para el que este tipo de relato es ‘un documento que nos instruye sobre el temperamento del escritor tanto como sobre las realidades vivientes de las tierras que recorre. El viajero lleva consigo sus prejuicios sus lentes de aumento su deformación: su estómago.** 


Pero es ahora, a la distancia de más de cien o doscientos años de evolución social cuando debemos estar en condiciones de recoger la doble información de aquellos escritos: primero la información pura, de primera mano, del modo de vida de nuestros compatriotas bajo la visión crítica, con los prejuicios lógicos, de un extranjero y, segundo, la información que nos aporta la sociedad que escribe, el escritor que al comparar tiene una visión de su propio mundo.

Nosotros tendremos que entresacar las enseñanzas de ambas culturas y, en definitiva, formular nuestros propios juicios, mas no debemos olvidar que nosotros, también, somos esclavos de nuestro propio tiempo.

Notas
4 En estas islas [refiriéndose a Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y El Hierro] apenas puede verse, incluso entre la gente de rango, hombre o mujer que camine con un aire natural y gracioso. ( Glas 1982 , 113)
5 Las gentes criadas en Inglaterra no deben esperar encontrar limpieza en las personas en todas partes en el extranjero como en su propio país, especialmente en las clases más bajas del pueblo. (Glas 1982, 113)
6 Las casas de los campesinos y de la gente de clase baja [...] son generalmente limpias, cómodas y aseadas; en verdad hay poca suciedad o polvo en estas islas que las ensucie. [...] (Glas, 1982, 114)
7 Teniendo curiosidad sobre qué opinión tenían los nativos de los comerciantes irlandeses, pregunté a mi huésped si conocía a una persona o dos, a las que nombré, y lo que pensaba de ellas; pero después, al fin, cuando había preguntado acerca de unos diez de ellos me dijo: “Señor, todos ellos son católicos y muy buena gente, pero sólo son cristianos de San Patricio.” Quise saber qué significaba [sic] con aquellas palabras; no me contestó directamente, pero sacudió la cabeza y dijo: “Esos hombres están muy bien en cuanto a forma de pensar pero no pueden ser comparados con los cristianos de estas islas. ¡Ay, ay, no por nada vinieron a nuestro país! (Glas, 1982, 41)
8 No saben lo que es un pudin, así que, incluso para obtener tortitas, me vi obligada a pedir una tortilla sin nada, es decir, sin condimentos o aditamentos de ningún tipo. (Stone 1995b, 49)
9 Al principio cuando llegamos a las islas, la oscuridad de las habitaciones sumado a la lobreguez era bastante deprimente. Después de cierto tiempo, por el contrario, solamente nos alegraba escapar de la luminosidad las moscas y los mosquitos. No obstante mucho se podría hacer por parte de las clases más pudientes, utilizando, según la usanza india: esteras de paja o cortinas para excluir todo, excepto el aire. Es también curioso notar que -supongo que debido a su poco uso- incluso las mejores casas tienen ventanas sucias. Claro que nosotros, en Inglaterra, por imperiosa necesidad, permitimos la entrada de toda la luz que sea posible, así que miramos por la limpieza de nuestro vidrio. ( Stone 1995b, 32)
10 Don Gregorio había ordenado que se me aplicase un vejigatorio en el pecho y cuando llegó el momento de hacer la cura enviaron a buscar al barbero. Los doctores no realizan ningún tipo de cura, lo consideran denigrante. Así que mi barbero vino dos veces al día para cubrir la zona tratada con manteca de cerdo y una hoja de col. Era muy diestro y cuidadoso pero era muy raro ver a un barbero realizando dicho trabajo. Hay dos clases de barberos; una está formada por barberos cirujanos, que están cualificados para hacer actividades de este tipo. John ha ido dos veces a un barbero a cortarse el pelo, pero lo que vio fue suficiente para que se negara a repetir el experimento.

Los barberos de esta ciudad son casi tan numerosos como los zapateros. Sus establecimientos se parecen un poco a los de los antiguos barberos de Inglaterra -esa raza que se está extinguiendo rápidamente y que sólo puede encontrarse hoy en día en las aldeas y pueblos remotos del campo. Algunas sillas colocadas alrededor de un único cuarto, que se comunica directamente con la calle a través de puertas plegables; un sofá de mimbre en un lateral, junto a la pared, donde el amigo, guitarra en mano, espera su turno; un espejo pequeño y deformante en un marco dorado; muchas escupideras en el suelo que, aparentemente, están más para decorar que para su uso; una pequeña mesa de cuatro patas sobre la que se han desplegado los instrumentos de la profesión; una palangana pequeña y un jarro de agua -tales son los elementos que acompañan al hombre de las tijeras. Lo verán más de cincuenta veces si dan un corto paseo por la ciudad de Las Palmas, porque las puertas de las barberías están siempre abiertas, como para llamar la atención del que pasa por allí. No tienen los habituales y llamativos cilindros rojos y amarillos adornando la fachada; ninguna tentadora colección de crecepelos, pomadas o cosméticos que llamen la atención, ya que no poseen escaparates. Lo más que harán será escribir la sencilla palabra "Barbería" en grandes letras mayúsculas sobre la puerta. Para el afeitado colocan un cuenco con forma de media luna bajo la barbilla. Los barberos realizan, sobre todo, sangrados, vejigatorios y extracciones de dientes, además de los más inofensivos cortes de pelo y afeitados. Esta combinación de barbería y cirugía no es nada agradable de presenciar. En la primera visita que John hizo a una barbería de aquí, vio cómo le curaban un furúnculo a un hombre y en la segunda, cómo le limpiaban una herida en la cabeza a otro, y cómo repasaban los dedos del barbero todo el cabello en busca de piojos. Naturalmente, los aparatos para cepillar el pelo con cepillos circulares no han llegado aún a este lugar tan alejado del mundo. El lavado con champú es totalmente desconocido y en su lugar se da una especie de limpieza en seco con polvos después del corte de pelo.

A los isleños les cobran muy poco por el corte de pelo y el afeitado, pero cuando un inglés pregunta cuánto debe pagar, siempre contestan de forma poco satisfactoria, la voluntad. Esta forma de tratar a los extranjeros, más propia de un cochero, esperando así conseguir más de la cantidad justa, no se limita a los peluqueros. Los isleños creen que a los ingleses les sobra el dinero -una falta de sensibilidad que resulta de lo más desagradable para las personas de pocos, o incluso moderados, medios. Los hoteleros, arrieros, sirvientes, barqueros y comerciantes isleños utilizan con mucha frecuencia el mismo sistema de extorsión que utilizan los barberos. Cuanto antes aprendan los habitantes de estas islas que lo honesto es pedir un único precio por un artículo o servicio, sea el comprador isleño o extranjero, antes fluirá el dinero inglés -y los ingleses- hacia aquí. Una de las cosas que más odia un inglés es, especialmente, pensar que lo están engañando, y siento tener que decir que esta sensación prevalece entre los viajeros de estas islas. (Stone 1995a, 2. 191)
11 Los habitantes de este lugar tienen fama de ser los más fanáticos de la isla en asuntos de religión. Sus sacerdotes son omnipotentes. Una palabra de ellos casi bastaría para ejecutar un auto de fe, por lo que se necesita ser muy osado para expresar una idea herética o liberal en su jurisdicción.

Desgraciadamente no supe que Güímar acarreaba esa fama hasta que no la hube abandonado. No creí actuar incorrectamente al circular por la ciudad con mis ropas de anotar y mi sombrero blanco. Al poco rato comprobé que los ciudadanos y sus familias, asomados a las ventanas o las azoteas, vestían de negro de arriba abajo y no llevaban sombrero. Como extranjero pensé que se excusaría mi parcial conformidad a sus costumbres. Sin embargo no fue así. [...] Abandoné la procesión y me dirigí a un camino a un lado de la plaza, a través del cual las imágenes eran conducidas para entrar en la iglesia situada a su extremo. Aquí causé malestar al colocarme el sombrero. Hice mal, no lo dudo, al olvidar donde me hallaba, pero lamento tener que admitir que los gritos, discordantes e insolentes, incluso agresivos, de los espectadores no lograron más que irritarme. El resultado fue que a lo largo de aquella plaza, alrededor de ciento cincuenta yardas, estuve sometido a toda clase de burlas, insultos y amenazas, hasta la misma puerta de la iglesia [...].

No obstante, ya que mi intención no era humillarme en público después de tantas ofensas e insultos, permanecí en la iglesia el tiempo que quise, para luego volver a recorrer la plaza simulando, espero que convincentemente, no reparar en la existencia de cientos de ciudadanos y jóvenes de Guimar [sic] que aún permanecían afuera. [...] Estaba claro que había recibido mi merecido, pues es bien cierto que allá donde fueres, haz lo que vieres. (Edwardes 1998, 168-9)
12 Las clases altas de las islas son muy amables y corteses, de modales un tanto majestuosos y anticuados. La educación que han recibido no es muy cosmopolita y rara vez muestran interés por asuntos que no sean locales o que ocurran fuera de España y Portugal.

Ello se debe en parte a los hábitos domésticos de los caballeros, muchos de los cuales no tienen interés en ver más allá de lo que les rodea. Ser la señora de la casa es aún muy importante, pero parece que las jóvenes envidian la libertad de la que gozan sus homónimas inglesas.

[...] Cuando un nuevo amigo le dice hasta la vista y que confía en volver a verle, probablemente no significa esto; cuando pone su casa a su disposición, puede que no quiera que usted vaya; cuando le invite a cenar es mejor que no vaya, a menos que repita la invitación tres veces. Esas son pequeñas formas de cortesía, usuales en un país en el que se considera maleducado al que se levanta de la mesa sin disculparse o a quien ignora la presencia de los que se encuentran en la misma habitación que él. (Brown 2000, 107)
13 Yo misma soy una seguidora de Glas porque fue un escritor de fragmentos muy notables y en todo lo que escribió dejó el sello del auténtico y sencillo sentido común. [...] Citaré ahora a la Sra. Stone en el apartado de las notas de navegación de Glas [...]: ‘Sus precisas, casi científicas, capacidades para la observación estaban muy adelantadas con respecto a su tiempo. Sus notas de observación de los hábitos y costumbres resultan vivas y reales. Sus direcciones para la navegación, exactas y prácticas, resultan válidas hoy en día. Su manera directa, incluso ruda, de tratar con el engaño, la arrogancia y la ignorancia lo define como un hombre de mente liberal y equilibrada.’

Querida Sra. Stone: decir la última palabra es muy típica de su estilo. Es suprema cuando llama al pan, pan y al vino, vino, pues los multiplica como en los milagros. Escribe cosa que, considero, ningún escritor de hoy se atrevería a poner en el papel de una manera tan rotunda y mordaz, O quizá atreverse no es la palabra apropiada. Sería más correcto decir que, en lo que a mi respecta, yo no me pasaría tan alegremente de la raya con un amigo extranjero a menos que pensase que estuviese sirviendo a una causa justa y necesaria. En lo concerniente, la Sra. Stone es muy victoriana.

Segura de que el Estilo Británico era el Mejor, que los Extranjeros eran Ignorantes y estaban Atrasados y de que ella Portaba la Razón, no dudaba en criticar, usando los términos más rotundos, cualquier costumbre, prejuicio o tradición, lo que no concuerda precisamente con el liberalismo inglés del siglo XIX. Así que, a veces resulta embarazosa, otras, más frecuentemente, divertida.
14 Los moradores [refiriéndose a los habitantes de Fuerteventura] son todos unos estúpidos intolerantes y, además, completamente salvajes. (Hart 1996, 2, 551)
15 Fagundo , A.M. (1982). Emily Dickinson y Canarias. Revista Canaria de Estudios Ingleses. Universidad de La Laguna: Departamento de Inglés. Nº 4, pp. 51-56.
* Juderías, J. ( 1917) La leyenda negra,. Madrid: s. n., pg. 176. [nota en el original]
** Bertrand, J. J.(1931). Sur les vieilles d’Espagne, París: s.n. [nota en el original]

Noticias Relacionadas
Comentarios
Miércoles, 14 de Febrero de 2007 a las 14:17 pm - Javier torres

#03 Estupendo el artículo.

Jueves, 25 de Enero de 2007 a las 22:33 pm - Marcos Hormiga

#02 Lo que pretendo reflejar a partir de la observación de los comentarios de los viajeros y las viajeras de Gran Bretaña es que, así como es casi imposible traducir conceptos y actitudes culturales, también es muy difícil entenderlos. La percepción entre dos culturas, los juicios de valor previos (prejuicios en muchos casos), son una constante, desde mi punto de vista, en todo tipo de relación y, por consiguiente, en este tipo de texto en el que o bien, en buena medida, se ensalza o bien se infravalora cualquier observación. No obstante, sabiendo interpretarlos, aportan mucho sobre lo que se observa y sobre quien está observando, ¿no te parece?. Un abrazo.

Miércoles, 17 de Enero de 2007 a las 23:42 pm - Dominick Vila

#01 La verdad es que los comentarios que mencionan en este articulo no me sorprenden, pues coinciden con los que oi durante mi estancia en Canarias, cuando trabajaba en la estacion de la NASA en Maspalomas. Conviene tener en cuenta que las generalizaciones expresadas por algunos viajeros no son representativas de todas las personas que tuvimos la suerte de visitar el archipielago canario. En la mayoria de los casos, conclusiones como las citadas en este articulo son hechas por personas que viajan a otros paises con ideas preconcebidas sobre otras culturas, y quienes tratan de reforzar sus opiniones con observaciones superficiales que carecen de validez y no reflejan la realidad. El articulo es muy interesante y refleja la ignorancia y prejuicios que afectan a un gran segmento de la humanidad.

Improvisaciones / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo