Revista n.º 1054 / ISSN 1885-6039

Toda la verdad (o casi) sobre la habanera La Perla.

Lunes, 10 de julio de 2006
Modesto de Vera S
Publicado en el n.º 113

Se dice, por ejemplo, que esa canción fue creada por Néstor Álamo, o esto o lo otro a veces con la intención de vincularla originariamente a una determinada isla de nuestro archipiélago. Y la verdad es que Néstor, como él mismo declaró más de una vez, no fue su autor, sino que hizo en la pieza un mínimo arreglo para –digamos– “ponerla al día”.

Foto Noticia Toda la verdad (o casi) sobre la habanera 'La Perla'.



Con relativa frecuencia, en algunos jolgorios televisivos se suelen traer a colación éste o aquél punto relacionados con la habanera La perla. Se dice, por ejemplo, que esa canción fue creada por Néstor Álamo, o esto o lo otro a veces con la intención de vincularla originariamente a una determinada isla de nuestro archipiélago. Y la verdad es que Néstor, como él mismo declaró más de una vez, no fue su autor, sino que hizo en la pieza un mínimo arreglo para –digamos– “ponerla al día”. La perla nos vino tal vez del Caribe, en los primeros decenios del siglo XX y de aquellos pagos era a lo mejor (repito, a lo mejor) el padre de la música, pero no el de la letra, que como está bien demostrado es obra del escritor y poeta aragonés Eusebio Blasco (1844-1903), el cual no la escribió para que fuera el cantable de una habanera, sino más ambiciosamente, como trama verbal unitaria de uno de los poemas contenidos en su primer libro, titulado Arpegios, que publicó en 1866.

Vale la pena esta aclaración sobre la autoría de la parte literaria de la pieza, y vale la pena también reproducir literalmente el texto de Blasco para que no se llegue a desfigurarlo a fuerza de ser repetido, y también para que algún erudito de secano no se sienta desconcertado (ya ocurrió) al reparar en la mención de una flor de solera europea en unos versos que se ha presumido consubstanciados de alguna manera con un ambiente antillano:

En el fondo del mar nació la perla,
en la alta roca la violeta azul;
en las nubes la gota de rocío,
y en mis ensueños, tú.

Murió la perla en la imperial corona,
en búcaro gentil la mustia flor;
en brillantes vapores el rocío...
¡y en tu memoria yo!


Quizás la búsqueda de la partitura original o, de modo más fácil, una consulta en Internet bastaría para saber quién fue el creador de la música de La perla.

Sebastián Iradier, vasco de Álava, autor de la famosísima habanera La paloma, no pudo serlo si la pieza se basó en su origen en el poemita de Eusebio Blasco, ya que éste lo publicó en 1866 y el compositor español murió el año anterior.

Como es sabido, la habanera es una danza y canción típicas de Cuba, pero de raigambre española. Por su acusado carácter musical ha sido utilizada por muchos compositores no sólo americanos: Bizet (en la ópera Carmen), Ravel, Saint-Saëns, Falla, Albéniz, Iradier, Montsalvatge, etc.

El lector curioso puede ver más información sobre la letra de La Perla en los textos siguientes:

1. Página 948 de Cincuenta años de poesía española, de José Mª. de Cossío. Espasa Calpe, 1960.
2. Página 54 de la Introducción de R. Montesinos a las Rimas de Bécquer. Cátedra, 1995.

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.