Revista nº 907
ISSN 1885-6039

Hijo adoptivo el historiador y profesor Manuel Lorenzo Perera.

Miércoles, 20 de Septiembre de 2006
Redacción BenMeSabe/ Ayuntamiento de Buenavista del Norte
Publicado en el número 123

La iniciativa aprobada por unanimidad pretende reconocer su gran labor a favor de la difusión de las tradiciones más arraigadas del Macizo de Teno.



El ayuntamiento de Buenavista del Norte nombró hijo adoptivo al historiador y profesor universitario Manuel Lorenzo Perera, según acuerdo plenario aprobado por unanimidad el pasado martes 12 de septiembre y que tiene como objetivo reconocer la labor del distinguido a favor de la investigación y difusión de las tradiciones y costumbres de las medianías de la localidad.

El acto de nombramiento de hijo adoptivo, enmarcado dentro del programa de fiestas en honor de Nuestra Señora de La Consolación, se desarrolló en la plaza del barrio de El Palmar y contó con las intervenciones de Aurelio Abreu y José Miguel Rodríguez Fraga, alcaldes de Buenavista del Norte y Adeje, respectivamente. Los alcaldes hicieron entrega al historiador del documento enmarcado que le acredita como poseedor de la referida distinción municipal.

Manuel Lorenzo Perera, visiblemente emocionado, expresó su gratitud al pueblo de Buenavista por haberle acogido de manera ferviente hace ya muchos años. Perera resaltó que todo su trabajo en la localidad ha estado guiado por su amor y respeto hacia la cultura de los antepasados y que ha encontrado en los mayores del municipio entrañables cómplices de cara a dar a conocer la sabiduría y el inmenso valor etnográfico que guardan los barrios y caseríos de Buenavista del Norte.

Manuel Lorenzo Perera, natural de La Orotava, es en la actualidad profesor titular de la Escuela Universitaria, dentro del departamento de Didácticas Especiales comprendido en el área de Ciencias Sociales. Desde el curso 1972-1973 ha ejercido su labor docente en la facultad de Educación de la Universidad de La Laguna, impartiendo asignaturas, cursos, seminarios y cursos de doctorados, relacionados la mayor parte con la cultura tradicional canaria.

En el desempeño de su actividad profesional ha acreditado sobradamente ser fiel defensor de la cultura popular. Al mismo tiempo ha podido desarrollar su pasión como historiador de la cultura canaria, que es, según palabras del propio distinguido, la que el pueblo ha ido asumiendo como suya y que no está escrita en ninguna parte.

Sus trabajos en Buenavista del Norte se han centrado principalmente en el rescate de la cultura oral en las medianías del municipio y en el macizo de Teno, investigando en gran parte las tradiciones ligadas a la artesanía, la cultura del agua, los repiques de campana y la apicultura. Asimismo ha ahondado en el saber popular a través de la difusión de los testimonios orales de los mayores de la localidad.

Comentarios