Revista nº 843
ISSN 1885-6039

Saulo Torón-Juan Millares Carló.

Miércoles, 25 de Octubre de 2006
S. A.
Publicado en el número 128

Pero yo me quiero referir a la portada de este programa. En ella aparece una caricatura de Saulo Torón coja por dos motivos: le falta una parte de las piernas, por lo menos hasta las rodillas, que las tiene (con su pliegue posterior y todo), y le falta la firma de su autor, que la tiene también.



Acabo de ver el programa de la Semana-Homenaje al Poeta Saulo Torón, organizada por el Gobierno de Canarias y la Asociación Orden del Cachorro Canario, con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de las Palmas, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Gabinete Literario.

Todo muy bien. Hay conferencias, ofrendas florales y música. Un reconocimiento más al poeta que fue Saulo Torón, que debería extenderse también a otros escritores nuestros que se encuentran olvidados, sobre todo por las instituciones. Se nota que muchos de estos escritores no tienen familiares que exijan a diestro y siniestro, arriba y abajo, el reconocimiento de sus méritos. El fausto acontecimiento manifiesta un raro gesto de avenencia entre instituciones tan enfrentadas, como algunas de las organizadoras y colaboradoras. Lo de la ofrenda floral es un acto un tanto démodé; pero, qué se le va a hacer, entra dentro de la tradición tradicional.

Portada de las Jornadas celebradas en el Gabinete Literario dedicadas al poeta modernista canario Saulo Torón.Pero yo me quiero referir a la portada de este programa. En ella aparece una caricatura de Saulo Torón coja por dos motivos: le falta una parte de las piernas, por lo menos hasta las rodillas, que las tiene (con su pliegue posterior y todo), y le falta la firma de su autor, que la tiene también, junto con la fecha ([19]19). Éste no es otro que el polifacético Juan Millares Carló. Digo polifacético, porque tanto escribía poemas de gran altura, como poemas y letrillas populares, obras de teatro, cuentos, dibujos, caricaturas, viñetas, cómics, etc. Y aquí está una de sus felices caricaturas, la de Saulo Torón.

Esta caricatura pertenece a una colección privada, según Franck González, que la reproduce, con firma y pernera, en su libro El humor gráfico en Canarias. Apuntes para una historia (1808-1998), de Ediciones del Cabildo de Gran Canaria (2003), en la página 219. Pero, ¡oh Manes de don Juan!, allí se dice que se trata de una “Autocaricatura”. Seguramente el autor del libro jamás ha visto una fotografía del apacible don Juan Millares, que no tenía, ni por asomo, los rasgos de don Saulo Torón. Éste se consideraba no muy agraciado en su físico. Miren lo que dice al comienzo de una de sus Crónicas de la ciudad, titulada “La fotografía”: Lector, si eres feo -y ojalá lo fueras para consuelo del que esto escribe-, no se te ocurra nunca ponerte ante el objetivo de un fotógrafo. No hay nada más triste ni más desconcertante. A su final, añade: Lector, si eres feo -y ojalá lo fueras para consuelo del que esto ha escrito-, ¡no te retrates..., no te retrates! Por lo que se ve, el ojo avizor de don Juan Millares le cogió el alma y su atildada facha. Esta caricatura es un portento.

Otro detalle. Al pobre don Juan, de izquierdas de toda la vida (hecho que le costó que se aunaran ciertos eclesiásticos para firmar peticiones de separación de la enseñanza pública, cosa que lograron), le colocan la caricatura de don Saulo mirando hacia la derecha, cuando lo está hacia la izquierda (de otro modo no se podría leer su firma). ¿Será para contentar a algunos de los organizadores del evento? Cuidado, porque tampoco don Saulo era de derechas. De aquí a ponerlo en un cartel electoral, ¡ay, tan próximos!, va un suspiro.

En una revista institucional dedicada al poeta Tomás Morales, se dijo hace unos años que la única obra artística dedicada directamente a la imagen del poeta (Saulo Torón) es una caricatura de Padrón Noble que se conserva en una colección privada de Las Palmas de Gran Canaria. Seor crítico, aquí tiene otra “obra artística” sobre Saulo Torón. Y hay más.

Retrato del poeta modernista canario Saulo Torón, realizado por Juan Millares Carló.¿Será intencionado este silencio, esta doble cojera del programa? Aquí parece que estamos acostumbrados a desvestir a un Santo para vestir a otro. Cercanísima (y vuelve otra vez) está la exaltación de otro personaje de nuestra historia, a costa de resaltar obras que no hizo, o al menos tal como dicen sus panegiristas. ¿Por qué este, parece, afán por ocultar la verdad, contándola a medias? ¿Desmerecía algo el programa por el hecho de que se publicara entera la caricatura, con la firma pertinente? ¿Acaso le quitará protagonismo a Saulo Torón?

Esto se llama, con palabras claras, falta de respeto a nuestros autores. Y precisamente a uno de los más interesadamente callados.

Y nada más. Para quitar el mal sabor de vista, y restituir la verdad, aquí (a la izquierda) va la caricatura entera, sin la merma del pernil y la rúbrica (¿nígrica?).

Noticias Relacionadas
Comentarios
Martes, 18 de Noviembre de 2008 a las 12:50 pm - Cristian

#04 Como siempre, el desprecio al autor de una obra no es motivo justificado para la crítica.

¡Ay Sr. Valdés!, si Saulo Torón leyera su respuesta le explicaría con claridad lo que no hace falta explicar.

Jueves, 03 de Enero de 2008 a las 12:36 pm - Victoria Carande

#03 El gazapo \"a servido\" es algo que puede pasarle a cualquiera. Lo que da risa de verdad es el resto de su comentario.

Lunes, 17 de Diciembre de 2007 a las 19:03 pm - Víctor Valdés

#02 Ahora que ha leído el comentario ríase a carcajadas del \"a servido\"

Lunes, 17 de Diciembre de 2007 a las 19:01 pm - Víctor Valdés

#01 Querido anotador de desastres mal intencionados y localizador de fantasmas ocultos (\"¿Será intencionado este silencio, esta doble cojera del programa?\"). Esto es un programa de actos sobre Saulo Torón, simple y llanamente. Un diseñador confecciona una propuesta llamativa y punto. No hay vuelta de hoja. Las imágenes se cambian de color, se cambian de orientación, se recortan, se imprime y se difunde. El resto es un mal empleo del conocimiento que parece usted poseer sobre estas cuestiones, un mal enfoque de sus premisas iniciales que pretenden llegar a unas conclusiones establecidas previamentes y un intentuo fatuo y vacuo de polemizar. Esa misma institución que elaboró el programa (un simple programa informativo que para usted a servido como piedra angular para su desparpajo simultáneamente lleva a cabo la publicación de la obra completa de Juan Millares Carló en 4 tomos. \"Aquí parece que estamos acostumbrados a desvestir a un Santo para vestir a otro. Cercanísima (y vuelve otra vez) está la exaltación de otro personaje de nuestra historia, a costa de resaltar obras que no hizo, o al menos tal como dicen sus panegiristas. ¿Por qué este, parece, afán por ocultar la verdad, contándola a medias?\". Siga buscando otros santos y vístalos y desvístalos como usted desee y así jugando a las muñequetitas pase usted sus momentos de ocio con dios.