Revista nº 888
ISSN 1885-6039

Romances sacros y oraciones antiguas de La Palma.

Martes, 09 de Mayo de 2006
Redacción BienMeSabe/ CCPC
Publicado en el número 104

Acaba de ver la luz el libro ROMANCES SACROS Y ORACIONES ANTIGUAS DE LA PALMA, de Cecilia Hernández Hernández, una persona que, comprometida como pocas con la recopilación de romances, decires, cuentos, refranes..., nos deja como un legado impagable esta extraordinaria muestra de la sabiduría popular. La obra ha sido publicada por el Cabildo de La Palma, los Ayuntamientos de San Andrés y Sauces y Barlovento, y el Centro de la Cultura Popular Canaria.



Es indudable que la tradición cultural, en toda su extensión, existente en las Islas es fruto de diversas influencias. En cuanto al Romancero, de la España peninsular vino mucho, en mayor medida de la cultura andaluza, castellana y extremeña, pero recibió también mucho de Portugal, así como de la rica tradición francesa (norte de La Palma fundamentalmente).

El romance constituye la forma poético-literaria más utilizada y por ello más general de la literatura en español. En este género se pueden encontrar formas más o menos poéticas de todas las épocas, modos y corrientes literarias.

Nuestro romancero es, a un tiempo, parte de la historia real y parte de las creaciones fantásticas, tiene ingredientes indudablemente cultos, pero también se enriquece con otros más populares y anónimos que conforman, por llamarlo así, una tradición más sencilla. El romancero canario ha pertenecido a todas las clases sociales de todas las épocas, pero ha sido el pueblo llano el que lo ha acogido como el fenómeno literario por excelencia, como forma de divulgar toda clase de hechos y noticias que era preciso hacer perdurar en el tiempo.

El romancero, a lo largo de su existencia, se ha adaptado a cada lugar, llegando a adquirir características propias. Es por ello que se puede hablar de diferentes ramas del romancero tradicional, con características bastante definidas, como la canaria, en general, o la palmera más concretamente.

Canarias se pobló de romances con la llegada de los conquistadores, es decir, justo en el momento en que el romancero vivía su época de más auge en la Península. Los romances de entonces sobreviven gracias a la oralidad y a la memoria colectiva; es esta pervivencia en la oralidad, transmitida de generación en generación, lo que garantiza la implantación y difusión del romancero en el Archipiélago desde tan pronto, desarrollándose con estilo propio y llegando a formar una de las ramas más importantes y mejor definidas del romancero de habla hispana, lo que explica que aún hoy se puedan oír romances que ya han desaparecido en otras regiones, romances curiosos de la tradición oral moderna, conservados en muy pocos lugares del mundo.

Quizás sea Cecilia Hernández y Hernández la persona que más romances haya recopilado en La Palma, o al menos en el norte de la Isla. Durante más de veinte años, doña Cila (como todos la conocen) recorrió todos y cada uno de los barrios y pagos de los municipios de San Andrés y Sauces, Barlovento y Garafía, conversando y rescatando del olvido romances y oraciones de todo tipo. Esta labor recopilatoria de tantos años enriquece nuestro acervo cultural y ayuda a rescatar la memoria histórica en una época en que Canarias no es ajena a la crisis cultural que se vive en todo el mundo.

Este libro constituye un justo reconocimiento a Cecilia Hernández y a su excepcional labor recopiladora-rescatadora de tan importante capítulo de la literatura palmera y canaria.

Esta obra está dividida en siete apartados generales: el primero es una introducción general sobre el Romancero de Canarias, y sobre los diferentes tipos de romances de La Palma; el apartado segundo incluye los romances antiguos o tradicionales, es decir, los de mayor antigüedad. Estos hacen referencia al nacimiento, pasión y muerte de Cristo, así como los romances devotos; el tercero abarca los romances eruditos del siglo XVIII, obra de poetas y escritores que seguían una serie de normas cultas creadas en dicha época. Se centran básicamente en el casamiento de José y la Virgen; el siguiente trata los romances modernos que se han popularizado de forma especial. Se crearon a partir del siglo XIX y se asemejan mucho a los tradicionales por su forma y contenido. Están a medio camino entre romances y canciones; el quinto abarca los romances modernos. Suelen ser muy largos y están considerados vulgares, aunque respetan ciertas normas artísticas en su creación. Tratan, por lo general, desgracias y acontecimientos calamitosos, siendo muy usuales en La Palma y no tanto en el resto del Archipiélago: el sexto, los romances locales. Poseen características similares a los modernos, si bien se diferencian en que éstos sí son estrictamente palmeros y poseen un gran apego a las tradiciones populares de la Isla; por último, el séptimo incluye una selección de oraciones muy antiguas.

El diseño de cubierta es obra de Alberto Sánchez Rodríguez del departamento de Diseño del Centro de la Cultura Popular Canaria.

ROMANCES SACROS Y ORACIONES ANTIGUAS DE LA PALMA está distribuido en todas las librerías del Archipiélago, pudiendo solicitarlo en caso de no encontrarlo en su municipio llamando a los teléfonos del CCPC: 922 82 78 00/ 82 20 00 ó 928 39 00 80.

Comentarios