Revista nº 907
ISSN 1885-6039

La Sala Conca celebra a lo grande su nuevo cumpleaños recubriendo de obras de arte todas sus paredes.

Miércoles, 19 de Julio de 2006
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 114

36 aniversario, 36 % de descuento es el título de la exposición colectiva que permanecerá abierta hasta finales de agosto.



La lagunera Sala Conca (Plaza de la Concepción, 21) celebra su nuevo cumpleaños a lo grande. Por eso, su director y fundador, Gonzalo Díaz, ha recubierto todas sus paredes, de arriba a bajo, con obras de artistas vinculados a la galería. Unas doscientas piezas -entre pinturas, dibujos, grabados, fotografías y esculturas- constituyen esta entretenida, dinámica y variada muestra, titulada 36 aniversario, 36 % de descuento, que permanecerá abierta hasta el 30 de agosto en su horario habitual: los lunes de 18 a 21, de martes a viernes de 11 a 13 y de 18 a 21 y los sábados de 11 a 13 horas.

Monir, Luis Gordillo, Juan Bordes, Alfredo Sosabravo, Fernando Bellver Andrés Rábago, Luis Mayo, Manolo Benítez, Eve-Maria Zimmermann, José Hernández, José Viera, Paco Juan Deniz, Gonzalo González e Ildefonso Aguilar son sólo algunos de los artistas participantes en esta nueva muestra-aniversario de la Sala Conca, en la que tampoco faltan obras de Fernando Sánchez, Dion Blake, África Coll, Patricia Delgado, Tarek Ode, Gervasio Arturo, Inmaculada Juárez, Lanchi o Salomé Fajardo.

Todas sus obras se venden a precios irrisorios, pues como indica el título de la colectiva, cuentan con un 36 % de descuento de su valor original. De este modo, mediante la presente macro exposición, la Sala Conca pretende hacer el arte más asequible al ciudadano, aunque sea durante tres meses al año.
















Diversidad de estilos y temas.

Sin duda, la pluralidad de tendencias, estilos, temas y técnicas caracterizan a esta particular muestra, que no da un respiro al aburrimiento. Así, mientras que el expresionismo abstracto, y en ocasiones matérico, viene representado de la mano de África Coll, el arte más clásico es el que practica Manolo Benítez, con sus panoramas costeros de encuadres fotográficos, que atrapan playas solitarias de aguas tranquilas y amplios cielos captados en distintos instantes atmosféricos.

En cambio, paisajes y bodegones conviven en los temples a la yema de huevo de Luis Mayo, que aúnan los fundamentos de las representaciones miméticas con las técnicas compositivas del collage, así como con su propensión a transformar los ámbitos espaciales de forma aleatoria.

La Conca también acoge una serie de grabados del cubano Alfredo Sosabravo, creador de misteriosos personajes mecanizados, inmersos en situaciones muy dinámicas, que funden realidad y fantasía con cierto humor inquietante.

Entre los creadores más jóvenes se encuentra Patricia Delgado, quien ha logrado transformar -mediante acertadas descontextualizaciones y simplificaciones iconográficas- elementos particulares en un universal cotidiano, facilitando una inmediata identificación del contemplador con los objetos o seres representados.


Retratar la muerte.

Por otro lado, el creador tinerfeño Tarek Ode refleja su primera impresión de varios cementerios de París y Londres: personajes de semblantes blancos petrificados, estatuas vivas y cruces amancillando de muerte el cielo nublado, instantáneas envueltas en atmósferas sepias difuminadas, anulando cualquier dato que las pueda situar en la época actual. Vinculado con la "fotografía pobre", Ode utiliza cámaras de juguete, de plástico, compradas "por divertimento" en diversos rastros de Estados Unidos o Gran Bretaña, "por uno o dos dólares o por un par de libras", unas cámaras que adapta, cambiando sus lentes, para su mejor uso, del mismo modo que manipula sus negativos para obtener los resultados deseados.


Elegancia y equilibrio.

Asimismo, y entre muchísimas otras propuestas, el espectador podrá deleitarse con un conjunto de grabados del bengalí Monir Islam, quien concilia en su plástica la elegancia y equilibrio de las pinturas chinas y japonesas con la fuerza del arte europeo de vanguardia y post vanguardia, y, especialmente, con ciertos rasgos de las obras más líricas de Joan Miró, Wassily Kandinsky, Arshile Gorky o Roberto Matta.



Noticias Relacionadas
Comentarios