Revista nº 907
ISSN 1885-6039

Ben Magec-Ecologistas en Acción se escandaliza por el uso que se está dando al Espacio Natural Protegido de La Isleta.

Jueves, 27 de Julio de 2006
Ben Magec Ecologistas en Acción
Publicado en el número 115

El anuncio de una nueva reocupación militar de La Isleta, la utilización del penal como centro de acogida de inmigrantes y las inacabables explotaciones que acomete la autoridad portuaria, no son buenas noticias para el Espacio Natural de La Isleta y tampoco para la ciudadanía de Gran Canaria, que debería estar usando ya este espacio como un verdadero “parque natural polivalente”: una gran posibilidad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la calidad ambiental del municipio de Las Palmas de Gran Canaria.



Es cierto que la presencia militar en La Isleta desde finales del S. XIX la ha liberado, durante más de un siglo, de ser urbanizada. Este hecho, ha sido poco más que un milagro, inusual en estos tiempos en donde todo se ha cubierto de hormigón. Sin embargo, esto no quiere decir que este espacio en su conjunto, y el ocupado por los volcanes y lavas más recientes, no hayan sufrido serias y brutales transformaciones ambientales, que han conllevado la desaparición total o parcial de conos y malpaíses, el machaqueo de estas superficies por maniobras y construcciones.


Pero ¿Por qué defender a La Isleta? ¿Cuáles son sus valores ambientales?

1. La Isleta es un islote. Parece evidente, pero esto le proporciona una gran personalidad: rompe la silueta circular de Gran Canaria; su construcción ha posibilitado la existencia de la Bahía del Confital y también de La Luz, lo que es lo mismo, de la Playa de Las Canteras y del Puerto de La Luz. Esta posición y mérito constructivo le conceden a este islote una enorme personalidad paisajística.

2. La Isleta ha constituido y constituye aún el horizonte septentrional de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, un privilegio para la vista y la salud de la ciudadanía.

3. Es el islote de más larga evolución volcánica del Archipiélago Canario, sin comparación con el resto de los islotes, con interesantes y originales depósitos volcánicos y sedimentarios.

4. Constituye el campo de volcanes recientes y malpaises más extenso de Gran Canaria (en realidad el único si exceptuamos la escasa superficie donde se asienta la necrópolis de Agaete). Destaca su alto interés geomorfológico por la diversidad de morfologías y riqueza de detalles.

5. Posee un extraordinario matorral costero (el mejor del municipio de Las Palmas de Gran Canaria) sobre escorias, que lo hacen único a escala insular.

6. Posee inigualables paisajes abiertos, vistas sobre varias fachadas del océano y de la ciudad y la Isla.

7. Posee costas salvajes, con playas actuales y fósiles, mostrando una gran variedad de registros del nivel del mar durante el último millón de años, en tan escasa superficie.

8. Una de sus mayores cualidades es la de cercanía a barrios densamente poblados, ya que se inserta en la misma capital, el núcleo urbano de mayor importancia de la isla.

9. Es el espacio volcánico reciente de mayor interés, junto al volcán de Bandama, pero muestra modalidades eruptivas y paisajes totalmente diferenciados de aquel.

10. Presenta aún espacios libres e infraestructuras aprovechables para usos de educación ambiental, lúdicos, didácticos, deportivos, turísticos, de senderismo, etc.


La falta de autoridad de los responsables que deben llevar la gestión del ENP hace que cada cual diseñe una nueva obra o explotación de este lugar. En base a todo ello, Ben Magec-Ecologistas en Acción pide más respeto a los valores geológicos y ambientales antes señalados, y en concordancia con el documento de planificación del ENP se neutralice todas las obras que vayan en detrimento de estos valores.

Comentarios