Revista nº 899
ISSN 1885-6039

Buenavista levantará en El Palmar una escultura dedicada a Las Libreas.

Lunes, 13 de Febrero de 2006
Redacción BienMeSabe/ Ayuntamiento de Buenavista del Norte
Publicado en el número 92

El monumento, aún por determinar, se erigirá como símbolo de una de las danzas más peculiares y de mayor valor etnográfico de Canarias.



El Ayuntamiento de Buenavista del Norte levantará en las próximas fechas una escultura dedicada al baile de Las Libreas del barrio de El Palmar, danza ancestral de las zonas de medianía del municipio que ha logrado subsistir gracias a la labor de rescate y difusión de un conjunto de vecinos de la zona y que cada año se desarrollan en las principales celebraciones del municipio.

De esta forma, la corporación local quiere rendir homenaje a todo el valle de El Palmar en la que se da cita este bailes, de los más arraigados y puristas del folclore popular canario. La escultura, aún por determinar y que se ubicará en una antigua era del citado barrio, tratará de exaltar el importante valor cultural y etnográfico que para el municipio y principalmente para el mencionado núcleo poblacional posee. La intención de esta iniciativa es la de tener presente mediante este símbolo, y en cualquier momento del año, la celebración de esta danza e identificar de esta forma a la zona y sus vecinos con esta importante joya del folclore de las islas.


Un rito peculiar.

El Baile de Las Libreas, cuyos orígenes son muy confusos, nace en el valle de El Palmar, según fuentes orales y simboliza la lucha entre el bien, representado por los bailadores, y el mal encarnado por la figura del diablo. Este ritual se lleva a cabo con movimientos que se repiten dos veces, al tercer son, los grupos cambian por medio de un giro, mirando de frente a la pareja que anteriormente habían tenido de espaldas para, finalmente, por medio de tres pequeños saltos, volver a su posición original.

Las escenificaciones del Baile de Las Libreas corren a cargo de tres parejas de bailadores, tres de los cuales se visten de mujer, que con saltos y giros acentuados y vivos y las manos en alto, danzan al son del tajaraste, acompañados por la figura del Diablo y de la Diabla. La música es interpretada por dos flautas y dos tambores.

La indumentaria del grupo de baile presenta una gran variedad de colores con motivos florales. Los tocadores visten pantalón negro, camisa blanca y chaleco floreado. En el caso de los que representan a las mujeres, lo hacen con un traje de color blanco estampado y con pompones de colores. En ambos casos, llevan sombreros de paja y el rostro cubierto con un velo blanco.

Esta manifestación folclórica se realiza con motivo de la finalización del período de vendimia, que a su vez coincide con las fiestas en honor de Nuestra Señora de la Consolación, la segunda quincena de septiembre. Los bailadores desfilan por las calles y plaza del barrio, danzando en doble fila enfrentada. A continuación, se enciende fuego a ambos diablos, que comienzan a girar por la plaza. Por otra parte, el resto de los componentes permanece sin bailar. Al finalizar la quema, el grupo abandona el lugar al ritmo del tajaraste. El recurso del fuego responde a su carácter purificador y sirve para ahuyentar y hacer desaparecer todos los males simbolizados por la figura del diablo.

El grupo de Libreas de El Palmar se consolidó hace veinte años aproximadamente, período de tiempo en el que han acudido a diferentes municipios de la Isla y del resto del Archipiélago, así como al programa Tenderete de TVE. En 1997 se creó el grupo de Libreas Infantiles de El Palmar consistente en un grupo de quince niños y niñas de El Palmar, con edades comprendidas entre los 11 y los 16 años, que actúan en las diferentes celebraciones que tienen lugar en la localidad.

Noticias Relacionadas
Comentarios