Revista nº 863
ISSN 1885-6039

Vuelve Tindaya.

Lunes, 16 de Enero de 2006
Abelardo Gómez Márquez
Publicado en el número 88

Hace unos días nos enteramos de que el informe de viabilidad del Proyecto Monumental Tindaya ha dado resultado positivo, es decir, favorable a su ejecución. Particularmente me opongo férreamente a la ejecución de este proyecto, así de clarito lo expongo.



Hace unos días nos enteramos de que el informe de viabilidad del Proyecto Monumental Tindaya ha dado resultado positivo, es decir, favorable a su ejecución. Recuerden que, básicamente, el proyecto ideado por el prestigioso y reconocido artista Eduardo Chillida consiste en vaciar parte del interior de la montaña creando un hueco con salida al cielo por el que entre luz del sol y la luna, en un monumento que se ha llamado a la tolerancia. Asimismo, sepan que el proyecto constan de tres fases: una primera de búsqueda de alternativas, una segunda de prospección para saber si la montaña aguantará el vaciado y una tercera en la que se procederá el vaciado mismo (http://www.tindaya-chillida.com).

Particularmente me opongo férreamente a la ejecución de este proyecto, así de clarito lo expongo. En palabras del también prestigioso y reconocido geólogo-vulcanólogo Juan Carlos Carracedo, Tindaya es el monumento que mayor nivel de protección tiene en todo el Archipiélago Canario. En el año 87 Tindaya fue declarado Monumento Natural de Interés Nacional por el Parlamento de Canarias, destacando esencialmente cuatro aspectos: 1. presencia de especies vegetales catalogadas como amenazadas, 2. estructuras geomorfológicas en buen estado de conservación, 3. valor paisajístico por su singularidad en el entorno, por ser identificativo de la etnografía de la zona y por su belleza y plasticidad y 4. por contener elementos naturales que destacan por su rareza, singularidad e interés científico. Casi nada, oiga.

Si un artista, un gran artista, tiene una idea y la expone en Canarias para su estudio, bienvenida sea. El problema es que esa idea compromete parte del Patrimonio de Canarias, muy degradado ya, volviendo a aparecer la dichosa dualidad turismo-patrimonio medioambiental, que tantos desastres ha ocasionado en estas islas. Por tanto, a ese artista se le dan las gracias, se le reconoce la atención y ya está. Pero hay que dejar de atentar contra lo poco que nos va quedando, en este caso la Montaña Tindaya.

Alguien justificaba el proyecto diciendo que precisamente lo que persigue el proyecto "es defender, proteger la montaña Tindaya contra el desarrollo urbanístico que indudablemente acabará con ella". Yo creo que quien acabará con ella, y quien ha acabado parcialmente con ella, son las instituciones involucradas en su conservación, que no se han preocupado de defenderla en el pasado como se merece y probablemente no lo hagan en el futuro convenientemente. Porque un monumento de la calidad de Tindaya merece una atención singular por parte de todas las administraciones implicadas, Ayuntamiento de la Oliva, Cabildo de Fuerteventura y Gobierno de Canarias.

Entre medias nos queda la sensación de especulación en torno a la montaña en varios frentes. Por un lado, la explotación de lo que se extraiga de la montaña, que en el mercado de la cantería tiene un valor incalculable. Y, por otro lado, lo que se han llevado ya las diferentes fases del Proyecto Monumental, donde ha desaparecido dinero (recuerden que durante bastante tiempo se habló de unos 3.000 millones de pesetas que creo nunca aparecieron) y lo que queda por gastar en adelante.

Y la pregunta que queda en el aire es ¿para qué? No tiene sentido atentar contra nuestro patrimonio únicamente con el objetivo de que los turistas, que vienen a Canarias y especialmente a Fuerteventura a tostarse en busca de sol y playa, vayan a experimentar lo que se siente dentro de una montaña vaciada de manera artificial. Piénsenlo, y verán que no tiene ningún sentido.

Desde el punto de vista artístico será una maravilla, no lo pongo en duda, pero es un proyecto que no nos podemos permitir los canarios. No más obras que antenten contra nuestro patrimonio natural, histórico, etnográfico y paisajístico, por favor.



Noticias Relacionadas
Comentarios
Miércoles, 26 de Enero de 2011 a las 16:34 pm - Francis

#05 Algunos dicen que el proyecto de Chillida es lo que protegerá la Montaña Sagrada: decir esto es como decir que las caries son lo mejor para proteger los dientes.

Dejen la montaña íntegra y ayúdannos a conocerla tal cual es, tal cual está, para que todos nos convirtamos en sus máximos defensores.

Salud.

Domingo, 03 de Febrero de 2008 a las 01:29 am - jhalteh

#04 yo nasi en gran canaria pero mi abuela es maha de fuerteventura . yo creo que el major monumento es dejar la montana sagrada como esta i los mahos haser celebraciones en ella recordando a sus antepasados en ella eso lograria de dignificar alos mahos y los turista a respetar la historia de este pueblo tan bonito y bueno como los de los mahos el godo que se valla a espsna a destruir su pasado que deje el nuestro en paz .

\'

Lunes, 05 de Marzo de 2007 a las 23:07 pm - Tabaibero

#03 Cierta parte de la población de Fuerteventura está viendo este proyecto como un \"Bienvenido Mr Marshall\", que va a ser la gran panacea que dará millones de euros para todos. Es una equivocación. El vaciado de la montaño (que no es hacer un monumento, ni el escultor que proyectó esta aberración dará el minimo toque) es el inicio de futuros pelotazos y especulaciones. La venta de la piedra del desmonte, las edificaciones cercanas para atender la supuestas oleadas de trurista, que como voraces marabuntas se acercarán para ver una cueva cuadrada. Todo esto es una supocisión, pués hay serías dudas de que la maravillosa montaña, monumento natural, aguante el cancer corrosivo en sus entrañas y caiga sobre si misma. Todo por la idea de un señor que en su terreno como escultor es bueno, pero como proyectista es fatal. Por un lado que deja a fuera los valores etnográficos, arqueológicos, la fauna y botánica propias del lugar, por el simple hecho de no sentir otra cosa que la de proyectar su nombre al universo a costaa de destruir una maravilla. Un peninsular, o godo, como se quiera ver, que no tenía el más minimo esbozo de sensibilidad hacia algo que no era suyo, sino patrimonio incommensurable del pueblo canario. Tindaya estará mejor dejandola como está.

Lunes, 16 de Enero de 2006 a las 19:18 pm - David Naranjo Ortega

#02 Me parece una autentica locura que las autoridades canarias puedan jugar asi con nuestro patrimonio arqueológico,¿Que pasa que las cosas en Canarias no importan?¿Solo importa lo que genera riquezas para los mas ricos?. Pienso que con la cultura de un pueblo tan rica como es el caso de la Canaria, no se puede jugar.Tindaya es del pueblo y de sus antepasados y no de la visión de un hombre que vivio a cientos de kilometros de aqui.

Saludos para todos

Lunes, 16 de Enero de 2006 a las 17:31 pm - perera

#01 De acuerdo con el autor, en este tema tan discutido que vuelve a ser actualidad. Veremos qué pasa.