Revista nº 843
ISSN 1885-6039

Solidaridad con el Obispado.

Jueves, 26 de Enero de 2006
Redacción BienMeSabe/ Cabildos de El Hierro y La Gomera
Publicado en el número 89



El presidente del Cabildo de El Hierro, Tomás Padrón, ha enviado su pesar al Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, a la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, y al presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior por la pérdida del palacio Episcopal por el efecto del voraz incendio de ayer lunes, 23 de enero.

Padrón lamenta las consecuencias de este incendio sobre “esta joya de la arquitectura para la ciudad de La Laguna y para toda Canarias y sede oficial de la Diócesis Nivariense” y anuncia que el Cabildo de El Hierro aportará “su grano de arena” para la recuperación cuanto antes de este importante bien patrimonial.

Tomás Padrón pide a todas las instituciones canarias “que contribuyan para apoyar al máximo al Obispado de Tenerife y recobre en el menor tiempo posible su palacio episcopal y para que los vecinos de Aguere y todos los canarios puedan disfrutar de este edificio Patrimonio de la Humanidad”.

El presidente del Cabildo de El Hierro ha seguido con el máximo interés la evolución del incendio y se ha mantenido en contacto con los afectados y con el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior.

En especial, ha tenido una palabras afectuosas y ha enviado su ánimo al obispo de la Diócesis, Bernardo Álvarez, muy querido en la isla de El Hierro, así como con su vicario, Antonio Pérez Morales, que durante muchos años ofició en la Isla.

“Ha sido una pérdida terrible para el patrimonio de Canarias y una gran tragedia para la Iglesia, pero ahora es el momento de aunar esfuerzos para recuperar y restaurar en lo posible el inmueble y ayudar al Obispado para que recupere cuanto antes su funcionamiento interno”, declaró.


La Gomera se solidariza con La Laguna y muestra su disposición a colaborar en lo que sea necesario.

El presidente del Cabildo y nuevo titular de la Fecai anuncia que el conjunto de las Corporaciones insulares se pronunciará el viernes.


El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, expresó la solidaridad de la isla a la que representa con la ciudad de La Laguna, cuyo patrimonio ha sufrido un duro revés como consecuencia del incendio que destruyó ayer la Casa Salazar, que en las últimas décadas ha sido la sede del Obispado de la Diócesis Nivariense.

Curbelo muestra su disposición a colaborar en todo lo que sea necesario pues, según explica, “nadie puede permanecer insensible ante la destrucción de una de las principales joyas arquitectónicas de nuestro Archipiélago”.

El máximo representante insular insiste en que es imprescindible la colaboración de todos aquellos que tengan algo que aportar para recuperar la antigua residencia de los Condes de Valle de Salazar, edificio del siglo XVII, que formaba parte del patrimonio histórico común de toda Canarias.

Recuerda que la Casa de Salazar era uno de los ejemplos más sobresalientes de la arquitectura canaria; era Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento desde 1.983, y formaba parte del conjunto histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 1999.

“La importancia de esta edificación -añade- ha llevado a incorporar esta terrible pérdida entre los asuntos del orden del día de la próxima reunión de la Federación Canaria de Islas (Fecai), que tendrá lugar el próximo viernes en Madrid”, avanza.

Curbelo, que desde principios de enero y a lo largo del próximo semestre ostenta la presidencia de la Fecai, anuncia que el conjunto de las Corporaciones insulares canarias se pronunciará el viernes sobre el incendio, y concreta que el asunto será planteado desde dos puntos de vista: “Primero, la solidaridad que es necesaria que expresemos todos los Cabildos en su conjunto, y segundo, el compromiso económico que deben asumir todas las administraciones, incluidas la Comunidad autónoma, el Estado e incluso la Unión Europea, para que pueda recuperarse este bien patrimonial”, concreta.

El presidente del Cabildo concluye que hará cuestas gestiones políticas sean necesarias para que las diferentes instituciones públicas se comprometan con la Ciudad de los Adelantados.

Comentarios