Revista nº 906
ISSN 1885-6039

Ediciones Idea publica Algunas cartas familiares de Viera y Clavijo y El siglo de la conquista de Leopoldo de la Rosa Olivera.

Martes, 18 de Abril de 2006
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 101

Ambos libros han sido incluidos en la colección Rescate.



Algunas cartas familiares de José Viera y Clavijo (1770-1807) y El siglo de la conquista de Leopoldo de la Rosa Olivera son los dos nuevos libros que acaba de publicar Ediciones Idea en Rescate, una colección que está poniendo en circulación una serie de obras indispensables para recuperar autores injustamente olvidados.


Algunas cartas familiares.

La edición de Algunas cartas familiares de José Viera y Clavijo (1770-1807) ha estado a cargo del profesor titular de literatura de la Universidad de La Laguna Rafael Fernández Hernández, quien ha recopilado setenta y ocho cartas de Viera y Clavijo, ha escrito la introducción, las notas a pie de página y un apéndice.

Las cartas, como han demostrado entre otros J. Rodríguez Moure, A. Millares Carlo, B. Bonnet, María Rosa Alonso o A. Cioranescu, constituyen un material imprescindible para conocer parcelas del pensamiento, carácter y alcance intelectual del primer historiador moderno de Canarias, y permiten que el lector de hoy conozca los entresijos de ciertas parcelas de la historia, la ciencia, la cultura y la historiografía de los siglos XVIII y XIX a través de los ojos de un testigo de excepción: perspicaz crítico, adscrito a los principios de la Ilustración, europeísta, caracterizado, además, por una permanente curiosidad científica y social, y por un humor sazonado con pizcas de sal gruesa, cuando la oportunidad lo requiere. La correspondencia de Viera y Clavijo, además es un material de gran interés para conocer a personajes internacionales del mundo de las ciencias, de la historia, de la diplomacia y de la Iglesia, unos canarios (Vizconde de Buen Paso, Clavijo y Fajardo, los Iriarte, o Porlier) y otros peninsulares y extranjeros (Cavanilles, Marqués de Santa Cruz, Campomanes, Franklin).

Viera y Clavijo es el máximo exponente del movimiento ilustrado en Canarias. Su amplísima obra no se agota en la monumental Historia de Canarias o el admirable, y menos conocido, Diccionario de Historia Natural. Viera cultivó la poesía (Los Vascongados, La rendición de Granada, Constelación canaria, A la victoria sobre Nelson, Romance de la nueva moda de la cabeza trasquilada y numerosos sonetos, octavas, décimas y quintillas), la narración novelesca (Vida del noticioso José Sargo) y el teatro (La vida de Santa Genoveva), a los que se añaden informes, traducciones y un amplísimo epistolario. En toda esta selva bibliográfica crepita el espíritu curioso, crítico e inquieto de uno de los más lúcidos escritores de la literatura canaria.


El siglo de la conquista.

Las conferencias, comunicaciones y los artículos de Leopoldo de la Rosa Olivera que componen El siglo de la Conquista, aparecieron originariamente en las principales revistas científicas del Archipiélago: Revista de Historia Canaria, Anuario de Estudios Atlánticos y El Museo Canario, en el periodo comprendido entre 1953 y 1975. Estos trabajos, que fueron publicados por primera vez en formato libro en 1979, versan sobre diversos asuntos de interés acerca del siglo XVI. Los reinos de Tenerife, conquistadores como Lope Fernández o Guillén Castellano, la Égloga de Dácil y Castillo o el linaje de los Bethencourt, así como estudios sobre los orígenes de núcleos de poblaciones como Granadilla de Abona o Puerto de la Cruz, son los temas que, con precisión y rigurosidad, aborda el profesor De la Rosa en este volumen.

Leopoldo de la Rosa Olivera (1905-1983) fue un gran historiador que dejó publicados, entre libros y artículos, 175 trabajos de historia. Fue profesor adjunto de Derecho Administrativo en la Universidad de La Laguna durante casi 30 años y, en gran parte de ese periodo, encargado de cátedra. Su ocupación profesional más importante fue la de Secretario de Administración Local de Primera Categoría, cuerpo en el que ingresó por oposición en 1930 y en el que obtuvo sucesivamente las plazas de Moya, Tacoronte, La Laguna, la Mancomunidad Provincial Interinsular y, desde 1964 por acumulación, el Cabildo Insular de Tenerife.



Para más información: www.edicionesidea.com

Comentarios