Revista nº 917
ISSN 1885-6039

Se edita el volumen de Agustín del Castillo Consultas y papeles.

Martes, 01 de Noviembre de 2005
Redacción BienMeSabe/ Cabildo de Gran Canaria
Publicado en el número 77

El autor de su edición, Antonio de Béthencourt Massieu, valora la figura del intelectual más allá de su condición de geógrafo e historiador.



El Cabildo de Gran Canaria, a través del Departamento de Ediciones de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, acaba de publicar el volumen de Pedro Agustín del Castillo y Ruíz de Vergara, Consultas y papeles a diversos assumptos escriptos de órdenes superiores y de oficio, cuya edición, preámbulo, introducciones y notas corren a cargo del ilustre historiador Antonio de Béthencourt Massieu. El mencionado volumen reproduce el libro manuscrito desaparecido del Archivo Condal de la Vega Grande de Guadalupe en los años inmediatos a 1931, que reúne una colección de once aportaciones de variados asuntos que Agustín del Castillo denominó en su día “cartas, informes, pragmática, consulta o relaciones”.


A juicio de Béthencourt, Pedro Agustín del Castillo (1669-1741) fue “un consumado sociólogo, jurisperto, economista, poliorceta y estratega, político teórico y pragmático. Su labor no puede restringirse a ejercer como historiador o geógrafo, pues fue al tiempo un inapreciable jurisperto e intelectual versado en variados saberes. Fue un buen conocedor de las doctrinas y tendencias predominantes en el occidente europeo, que supo poner al servicio de sus compatriotas”.


Para el historiador, el interés de la obra ahora publicada por el Cabildo “radica en que permitirá al lector un mayor y mejor conocimiento de su autor, y también, le descubrirá aspectos inéditos de nuestro pasado. De la lectura de las Consultas y Papeles se desprende el interés y conocimiento de Pedro Agustín del Castillo por el mundo clásico grecorromano, y los autores hispanos del XVI y XVII que guarda en su biblioteca. Podríamos colocarlo en el grupo de los humanistas ilustrados periféricos paralelo con su coetáneo Martí, a pesar de su felipismo, que no oculta, aunque como periférico radical sale en defensa de las franquicias y privilegios de sus islas frente a las presiones del centralismo cortesano”.


El libro avanza once textos con sus respectivos comentarios analíticos sobre las cuestiones planteadas y su valor como fuente historiográfica elaborados por Béthencourt Massieu, a lo largo de las casi 300 páginas de este volumen. El historiador advierte que ha querido ser respetuoso con el orden cronológico planteado en la obra original, atendiendo a dos razones: “porque podemos seguir a través del tiempo un proceso de madurez, incluso de la prosa y estilo del autor, y porque podemos conocer cómo sus “Informes”, dan respuesta a las peticiones de las autoridades para hacer frente a problemas concretos. Por lo tanto, respetar el orden cronológico significaba respetar el orden de su aparición y urgencia”, señala el historiador.


Todos los informes reunidos en esta obra, salvo dos, proceden de peticiones de autoridades de los más altos niveles, referentes a problemas de variadas temáticas sobre las islas. Dichas autoridades acudían a Pedro Agustín del Castillo “por su sapiencia y profundo conocimiento de la realidad insular, que con tanta atención sigue”, según el autor de la edición de este libro.

Comentarios