Revista nº 788
ISSN 1885-6039

Homenaje a la Banda de Música de La Laguna.

Lunes, 30 de Mayo de 2005
Redacción BienMeSabe/ CCPC
Publicado en el número 55

Mañana martes día 31 de mayo se le rendirá un Homenaje a la Banda Sinfónica Municipal de San Cristóbal de La Laguna. El acto se llevará a cabo en la Sala San Borondón del Centro de la Cultura Popular Canaria, a las 20,15 horas y contará con la intervención de diversos representantes de la misma.


La Banda de Música es una de las entidades culturales más emblemáticas no sólo del municipio de La Laguna, sino de la isla y de Canarias, con 99 años de fructífera andadura musical.


Los últimos años la Banda Sinfónica Municipal de La Laguna (perteneciente al Ayuntamiento de la ciudad) se ha visto obligada a abandonar su actividad debido a un conflicto con dicha institución que en la actualidad está en manos de la justicia.


Tras 99 años recorriendo las calles laguneras en los más diversos actos, interpretando numerosas obras de autores laguneros compuestas especialmente para ser interpretadas por La Banda, su futuro es una incógnita. Sin embargo el casi centenar de músicos que la conforman no han abandonado la postura activa de lucha por volver a ver en funcionamiento a esta entidad.


Ni los sucesos derivados de la Guerra Civil, (1936-1939) hicieron desaparecer la Banda en estos 99 años por lo que la situación actual es incomprensible no sólo para los músicos que la conforman sino para el pueblo lagunero.



Banda Sinfónica Municipal de San Cristóbal de La Laguna.


Para encontrar los orígenes de la Banda Municipal de San Cristóbal de La Laguna, hay que remontarse a los siglos XVIII y XIX, en los que hubo una población, con grupos orquestales y destacados maestros, haciendo exigible en el tránsito al siglo XX, la continuidad de estas embrionarias manifestaciones.


Debido a la visita de su Majestad el Rey Alfonso XIII allá por el año 1906, se hacía necesaria la presencia de una Banda de Música que cumpliera con todos aquellos actos en los que el Ayuntamiento demandaba su asistencia, por lo que el 28 de Octubre de 1906, el Ayuntamiento lagunero en sesión plenaria, tomó el acuerdo de crear una Banda Municipal, "por comprender la Corporación que esos organismos de aficionados estaban llamados a desaparecer y no llenaban su cometido en una población de la importancia de la nuestra, ya que no podían atender a las tocatas de la temporada de verano, y otras que, en casos especiales, eran necesarias para la Corporación".


Para que la Banda lagunera fuera una realidad, el Ayuntamiento nombró una comisión compuesta por los concejales Tomás Guillermo Morales y Guillermo Perera y Alvarez, quienes redactaron el reglamento y nombraron director a D. Fernando Rodríguez Díaz.


Desde que el 7 de Febrero de 1907 se aprobase su Reglamento hasta 1922, la agrupación fue cumpliendo su cometido tanto en los actos oficiales, como en los desfiles y fiestas de la ciudad, con una entrega y entusiasmo encomiables. La labor de la Banda fue muy fructífera, sobresaliendo en todos los conciertos que dio en el teatro de la ciudad, en la tradicional fiesta de San Miguel y en la Orotava, Puerto de la Cruz, Güimar, La Gomera y Santa Cruz de Tenerife.


En 1923 una vez cubierta su primera singladura, se acordó la reorganización de la misma, publicándose el 6 de Mayo las bases del concurso para proveer de director y músicos. El nombramiento de director recayó en el excelente profesional D. Manuel Bouza, quien gozaba de muy buena reputación por sus aptitudes y conocimientos.


El 21 de Junio de 1924 se constituyó un patronato encargado de la salvaguarda de la Academia y Banda Municipal, formado por Heraclio Sánchez Rodríguez, Pedro María Pinto de la Rosa, Manuel Vandewalle y Pinto, José Pérez González, José Darmanín Delgado, Santiago Taular y Federico Meléndez Barreda. El Patronato, en el que intervino eficazmente el Municipio, anunció el concurso para la plaza de Director, cargo que se concedió al conocido maestro D. Juan Estany, buen pianista, profesor de música y con título de director de orquesta. La Banda adquirió bajo su cuidada gestión, gran prestigio y popularidad, recibiendo muchas ovaciones al presentarse en público en un concierto en la Alameda del Adelantado el día de San Cristóbal, y viéndose respaldada por una cuestación popular destinada a la adquisición de partituras y nuevos instrumentos, que ascendió a cuatro mil pesetas, cantidad que recibió el tesorero del patronato Pedro María Pinto.


El Ayuntamiento, seguro ya de la consolidación del grupo, incluyó en sus presupuestos de 1925/26 una dotación para profesor solista, director de la Academia de Música y Vicedirector de La Banda. Concursó en la plaza el maestro D. Francisco Bas y Gómez haciéndose cargo de la Banda lagunera, la cual, bajo su batuta y con sus consejos alcanzó fama y notoriedad. En esta etapa se destacaron jóvenes de la ciudad que ingresaron el el grupo.


Los sucesos derivados de la Guerra Civil (1936-1939) obligaron a que la Banda, sin desaparecer totalmente, espaciara sus actuaciones. Acabada la guerra, se volvió a reagrupar a los músicos a lo que contribuyó con su buen quehacer D. Pedro Febles, normalizándose el Patronato y logrando que la Banda volviera a su antiguo esplendor.


En tales circunstancias, se hizo cargo de su dirección D. Fernando Rodríguez Díaz, al que sustituyó el buen profesional D. Antonio González Ferrera, que dedicó su interés y buen trabajo para que la Banda alcanzará un alto nivel. Al fallecimiento muy sentido del maestro Antonio González Ferrera, siguieron al frente del grupo los músicos D. Arístides Pérez Fariña, D. Manuel Hernández Martín (esclarecido director del Orfeón la Paz), D. Domingo González Ferrera y D. José Antonio Francisco Díaz León.
Comentarios