Revista nº 779
ISSN 1885-6039

La Gomera rinde homenaje a Pedro García Cabrera en su centenario.

Viernes, 01 de Julio de 2005
Redacción BienMeSabe/ CCPC
Publicado en el número 59

Acto organizado por el Cabildo de la isla y el Ayuntamiento de Vallehermoso. Una producción literario-musical del CCPC en la que intervienen Mari Carmen Mulet y los actores Antonio Abdo y Pilar Rey, entre otros.


La isla de La Gomera rinde homenaje mañana sábado a su insigne poeta Pedro García Cabrera, con motivo de su centenario (1905-2005). "A la mar fui por naranjas" es el nombre de la producción literario-musical que comenzará a las 20:00 horas en el municipio donde nació el escritor: Vallehermoso.


Con este acto, el Cabildo de La Gomera y el Ayuntamiento de Vallehermoso inauguran la Casa de la Cultura, un espacio equipado con modernas instalaciones.


"A la mar fui por naranjas" es una producción literario-musical promovida por el Centro de la Cultura Popular Canaria, en la que las imágenes inéditas de fotos y documentos que conforman las diferentes etapas y facetas de la vida del poeta, se suceden junto a la grabación de su voz profunda recitando sus versos; un legado cedido por su sobrino Diego García Soto para esta conmemoración. Intervienen los grandes actores Antonio Abdo y Pilar Rey, la cantante Mari Carmen Mulet, los escritores Rafael Fernández y Álvaro Hernández, el propio Diego García Soto, que evoca sus recuerdos del poeta en sus años de infancia. El Presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo glosará la dimensión ideológica de Pedro García Cabrera; y César Rodríguez Placeres conducirá el acto a lo largo de noventa minutos de imágenes, música y palabras.


Mari Carmen Mulet cantará algunos de los poemas de Pedro García Cabrera que forman parte de su repertorio; Pilar Rey y Antonio Abdo recitarán en varias intervenciones poemas representativos de sus diferentes etapas creativas; el escritor y crítico Rafael Fernández glosará la dimensión literaria; el también escritor Álvaro Hernández, que compartió muchos años de amistad con el poeta recordará aquellas tardes de diálogos con su maestro, su vertiente humana...


El audiovisual que se proyectará es obra de Carlos Díaz Ramos para el CCPC; las fotografías, de Domingo Grandoso, con la gentileza de la Biblioteca Pública Municipal Central de Santa Cruz de Tenerife, que ha facilitado el fondo de imágenes y documentos cedidos a la ciudad en 1990 por Matilde Marchal, viuda del poeta.


PEDRO GARCÍA CABRERA.

Pedro García Cabrera nació en Vallehermoso, La Gomera, el 19 de agosto de 1905 y murió en Tenerife el 20 de marzo de 1981. Con sólo siete años abandona su isla natal junto a su familia, para trasladarse a Sevilla a donde es destinado su padre, que es maestro. Posteriormente regresaría de forma definitiva a Tenerife.


Hace el Bachillerato y comienza a escribir en La Gaceta de Tenerife. Luego entra en la redacción de la revista Hespérides. Su libro "Líquenes" (1928) inicia su trayectoria poética. Es uno de los fundadores, en 1930, de la revista Cartones, de vida efímera pero significativa para el movimiento indigenista canario, y también de Gaceta de Arte (1932-1936), tan representativa de uno de los movimientos artísticos más brillantes. En ella colaborará con sus poemas y ensayos.

En 1934 publica en esta revista su obra "Transparencias fugadas", un hito en el surrealismo poético en Canarias. Dentro de esta tendencia escribe "Dársena con despertadores" (1936), que publicaría en 1980 la revista Papeles invertidos.


Al estallar la guerra civil, por sus ideas socialistas, es deportado a Villa Cisneros, de donde se fuga, pero al terminar la contienda entra en prisión, siendo liberado en 1946. De regreso a Tenerife, consigue un empleo burocrático y escribe varias obras que permanecerán inéditas hasta la publicación de sus "Obras Completas", en 1987: "La rodilla en el agua" (1934-35), "Los senos de tinta" (1934), "Entre la guerra y tú" (1936-39), "Romancero cautivo" (1936-40), "La arena y la intimidad" (1940), "Hombros de ausencia" (1942-44) y "Viaje al interior de tu voz" (1944-46). Al fin, en 1951 publica "Día de alondras" y en 1959 "La esperanza me mantiene", ambas en Santa Cruz de Tenerife, donde según la crítica está encerrada la condición geográfica y metafísica del hombre insular.


Después de un largo intervalo, Pedro García Cabrera da a conocer en las islas una serie de libros que lo consagran como el más variado y representativo de la poesía de las islas en estos años: "Vuelta a la isla" (1968), "Hora punta del hombre" (1969), "Las islas en que vivo" (1971), "Elegías muertas de hambre" (1975), "Ojos que no ven" (1977), y "Hacia la libertad" (1978), ilustrada con aguafuertes de Jesús Ortiz. Pero García Cabrera cultivó además, el ensayo, la narración y el teatro.


Para el ensayista Nilo Palenzuela, "García Cabrera es quien ha desarrollado una obra más amplia entre los miembros de su generación. Su contacto con varias promociones literarias le han erigido con frecuencia como orientador de los poetas más jóvenes. Con todo no es un poeta conocido (...) En las últimas décadas de su vida, la personalidad de García Cabrera se ve reconocida de manera progresiva. La frontalidad con que se ha opuesto al régimen franquista y su fidelidad a la creación poética, lejos de cualquier claudicación, son datos que afirman este reconocimiento".


Algunas voces autorizadas coinciden en destacar la obra de García Cabrera como merecedora de haber optado al Premio Nobel de Literatura.

........


Como militante del Partido Socialista Obrero Español, en 1931 se presenta a las elecciones municipales en la coalición republicano-socialista que derrocaría a la monarquía borbónica. Es portavoz del partido socialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz, así como en el Cabildo de Tenerife; dirige la revista El Socialista.


Junto a otros políticos republicanos, Pedro García Cabrera es detenido el 18 de julio de 1936 y encarcelado en una prisión flotante. El 19 de agosto es deportado con treinta y siete compañeros más, en el correíllo Viera y Clavijo al campo de prisioneros de Villa Cisneros, en el Sahara. En el mes de marzo de 1937 logra escapar hacia Dakar. Desde allí marcha a Marsella, desde donde se traslada a España en ferrocarril. Entonces escribió: Pasar en unas horas de un territorio que está en paz a otro en guerra fue terrible; habíamos dejado atrás un país apacible, y ahora nos encontrábamos con las huellas de la guerra: estaciones bombardeadas, pueblos destruidos, gente con cara de hambre y rabia... Aquello era la noche, la desolación, el caos.


Se integra en el ejército republicano, en el frente de Andalucía, en donde se incorpora al servicio de inteligencia militar. Una noche, cuando regresa en jeep de una misión desde Andújar a Jaén, el vehículo es arrollado en un paso a nivel por un tren cargado de heridos, accidente en el que mueren cuatro de sus compañeros. Él sufre graves quemaduras en las piernas; es ingresado en el hospital civil de Jaén y posteriormente encarcelado hasta 1946.


Jamás abandonará su militancia y, en las primeras elecciones democráticas de 1977 concurre a las elecciones al Senado.

Noticias Relacionadas
Comentarios