Revista nº 941
ISSN 1885-6039

Una forma especial de tocar: la Plaza Nueva de Frontera acoge el I Festival Bimbache de Jazz.

Sábado, 20 de Agosto de 2005
Redacción BienMeSabe/ Ayuntamiento de La Frontera
Publicado en el número 66

Festival de Jazz organizado a favor del colectivo de discapacitados El Sabinar, una asociación que lleva trabajando desde hace más de diez años para mejorar la calidad de vida de este colectivo herreño.


Organizado por la Sociedad ATUHR y El Sabinar con la colaboración del Ayuntamiento de La Frontera, El Cabildo Insular y una serie de empresas patrocinadoras, el concierto recogía una serie de actuaciones basadas en la fusión de ritmos y en diferentes arreglos musicales realizados por Torsten Winkel, un extraordinario guitarrista que junto con Auden Waage (trompeta), Tobías (percusión) y Carlos Costa (bajo), consiguieron el público asistente disfrutase durante casi cuatro horas de una excepcional muestra musical.


Estructurado en cuatro partes, la New York Jazz Guerrilla abría el concierto versionando canciones de los Beatles como Michelle, I love you o Come together. La segunda parte estaría formada por tres temas interpretados por José Luis, integrante del Grupo Los Panchos, acompañado José Antonio, un vecino del pueblo de San Andrés que curiosamente formó, en su tiempo, parte de Los Sabandeños. Ambos entonarían diferentes temas con aquellos agudos que caracterizaron al famoso trío musical. El último tema, Ansiedad, lo harían acompañados por el grupo con especial mención para el trompetista Auden Waage, quien era la primera vez que lo interpretaba.

Una especial manera de interpretar el arrorró herreño formaría también parte de este Festival. La intervención de Angélica, cantante del grupo Folclórico de Sabinosa, quien acompañada por la New York Jazz Guerrilla interpretando un arrorró, levantaría un buen número de aplausos en la plaza. Una mezcla de folclore y jazz con un alto nivel de ejecución, de igual manera interpretarían el famoso Tango Herreño y el Baile del Vivo, demostrando que la fusión de ritmos es una poderosa manera de hacer arte.

La tercera parte la ocuparía, de nuevo, la actuación de la New York Jazz Guerrilla quien cerraría el Festival fusionando sus diferentes estilos con una sesión de jazz y las mezclas de Acid House del DJ Virula.

Como hemos dicho, los fondos recaudados con este concierto irán destinados a la asociación El Sabinar.

Comentarios