Revista nº 805
ISSN 1885-6039

Diccionario-Enciclopedia BienMeSabe

Martes, 09 de Noviembre de 2004
José Miguel Perera
Publicado en el número 26

Inauguramos una nueva sección en nuestra revista que lleva el generalizador nombre de “Diccionario-Enciclopedia”, pues como una y otra cosa (antes y después del guión) se pretende.



Diccionario: porque tendrá la dinámica de los mismos (entradas, acepciones...). Y Enciclopedia: porque desea compendiar, en la medida de lo posible, el enorme y variado espacio que es nuestra realidad canaria a partir de nuestro léxico y nuestras expresiones particulares.

La idea de Enciclopedia la entendemos, aparte de lo ya dicho, como un telón donde nuestra realidad se vaya viendo como un conjunto complejo (una palabra tras otra palabra, y otra… hasta el infinito) más allá de un concepto del mundo estrechamente disciplinar. Porque, qué duda cabe, nuestro proyecto tendrá que dar cabida a todo espectro que tenga que ver con nuestro contexto cultural. Como tan acertadamente dijo Humboldt, lengua y realidad están apegadamente relacionadas, y Canarias presenta muchísimas especificidades lingüísticas porque específica y diferencial es su cultura.

Nuestra particular forma de hablar se corresponde con nuestra particular red cultural y con nuestra diferenciada manera de ver el mundo. Este apartado de la revista irá exponiendo, poco a poco, nuestro vocabulario concreto dentro de unos campos determinados que llamaremos monografías o temáticas. Por ejemplo (como pronto veremos), canarismos que se relacionan con el cuerpo humano, sea masculino o femenino; o con determinados instrumentos utilizados en la agricultura. Ello no quita para que un vocablo pueda aparecer en diferentes monografías si sus significaciones así lo precisaran: pensemos que la realidad no es unívoca, ni se mueve en una sola dirección.

Es una novedad, como decíamos, el hecho de que aparezcan agrupadas en las nombradas monografías, aspecto inusual en los conglomerados léxicos canarios. Otra posible novedad con respecto a otros diccionarios (bien es verdad que este no será un diccionario al uso) es, aparte del formato digital, pongamos por caso, la posibilidad de añadir imágenes donde podamos identificar la palabra y su significado con el referente concreto al que señala, así como sonidos o animaciones de imágenes si los hubiere. La suma de alguna cita (sea testimonio escrito u oral) donde se utilice cualquier entrada no es ninguna novedad, pero se hará en la medida de lo posible como constatación, histórica o actual, de la utilización de tal término en un momento concreto determinado.

Las fuentes que se utilizarán al concretar las acepciones de cada palabra, son todos los diccionarios existentes (que no son pocos) sobre la modalidad lingüística canaria. Cuando sea oportuno, se dará cuenta de la fuente de la que están sacadas. Ello no quita para que, el algún caso, nos atrevamos a ofrecer nuestra propia acepción.

Se pretende, de alguna manera, que este Diccionario-Enciclopedia pueda ser útil (amén de todo posible lector) a los diferentes alumnos y las diferentes alumnas de Canarias, especialmente a los de Enseñanza Secundaria, así como a sus profesores, a la hora de realizar algún trabajo al respecto. En este sentido, la información que se plasmará en cada entrada será justamente la que creamos necesaria, sin excesivos recargamientos.

Las matizaciones oportunas serán incluidas siempre y cuando sean pertinentes. No quedará excluido el llamativo mundo de la toponimia canaria, que tendrá su sección interna diferenciada. Al igual que estarán presentes sucesivos sabías que..., que nos aportarán, en pequeños comentarios, un amplio abanico informativo e instructivo en torno a nuestra cultura.

De más está decir que la empresa es ardua y que necesitamos de todas las correcciones, puntualizaciones o añadiduras de nuestros lectores. Que sea obra de todos. Este Diccionario-Enciclopedia Bienmesabe es, en realidad, una explicitación delimitada de lo que toda nuestra revista quiere alcanzarles: cómo es Canarias y cómo su cultura. Es decir: cómo nombramos nuestra realidad.

Todo ello siendo conscientes, por supuesto, de que el conocimiento total de cualquier realidad es imposible. Siempre es finito. Siempre faltará algo. Puesta está, con esta presentación, nuestra primera palabra.

Foto tomada de la portada del tomo 5 del Diccionario Histórico-Etimológico del Habla Canaria de Marcial Morera editado por ETC S.L.
Comentarios