Revista nº 518
ISSN 1885-6039

El Folklore de Fuerteventura. (III) Canciones de enamorados.

Domingo, 13 de Noviembre de 2011
Manuel González Ortega
Publicado en el número 391

La parranda estaba formada por laúdes, guitarras y timple, y se veía acompañada, en no pocas ocasiones, por el violín, un instrumento que, aún hoy, goza de gran popularidad entre los tocadores majoreros.

 

El grupo de canciones amatorias dentro del cancionero majorero se concentraba, básicamente, en torno a tres tipos de celebraciones. La primera de ellas, los velorios, tenían lugar en las casas de las parturientas durante las primeras nueve noches que seguían al parto. El motivo era acompañar a la madre y al niño durante las noches hasta que este se cristianase porque existía el temor a un maleficio. Pero como otras manifestaciones colectivas en la tradición de la isla, los velorios eran una de las escasas ocasiones en la que los jóvenes de ambos sexos podían tratarse. La rigidez moral que dominaba todos los órdenes de la vida, especialmente aquellos referidos a las relaciones sexuales, hacían de estos encuentros una oportunidad casi única para matrimoniarse. Entre los asistentes a estas vigilias festivas también era costumbre el baile de cuerdas, aunque si no lo había, las noches se entretenían contando cuentos y chascarrillos y haciendo juegos de prendas. La pena que se imponía a quien perdía uno de estos juegos solía ser cantar los aires de lima.

 

Este fue un género de gran popularidad entre los majoreros, aunque tuvo mayor arraigo en el centro y el sur de la isla. Celebrados por la picaresca y desvergüenza de sus coplas, eran interpretados sin instrumentos musicales, primándose la espontaneidad y capacidad retentiva de los intérpretes. Forman parte del bloque de géneros más antiguos del cancionero de la isla y están emparentados musicalmente con versiones de Gran Canaria. Todas ellas tienen símiles en canciones de trabajo del Sur de Portugal. En los velorios también había tiempo para recitar o cantar romances o textos afines que poseían melodías que viajaron con aquellos, ajenas al patrón responsorial que ya hemos visto en las canciones de trabajo, similares a las muchas existentes en Gran Canaria y otras islas. Prueba de ello son las versiones de la recién casada y de la primera entradita, que aquí incluimos aunque también se fomentara su transmisión entre las mujeres, en el ámbito de las tareas del hogar.

 

Otras manifestaciones colectivas en las que la música tradicional jugaba un papel preponderante eran los bailes de taifa y los de San Pascual, comunes también a otras islas. La taifa, bloque de tres piezas que podía bailar el hombre con su pareja, se celebraba en la casa de un vecino que estuviese dispuesto a celebrar el baile. Las mujeres se acomodaban en la estancia donde se celebraba, mientras los hombres esperaban su turno en la calle. Si el baile había sido organizado en pago a alguna promesa, se llamaba de San Pascual. Entonces se prendía una vela con un lazo en medio y se colocaba en un lugar visible de la habitación. Hasta que el fuego consumiese la cera y llegase al lazo, las mujeres invitaban a los hombres; después, se volvía a la fórmula habitual.

 

Quienes tenían entrada libre y consumición de bebidas gratis en los bailes de taifa eran aquellos que fueran notables cantadores o tocadores. Incluso, cuando los bailes se empiezan a organizar en los casinos que se crean en la isla durante este siglo, a algunos de estos músicos tradicionales se les comienza a pagar. La popularidad de los bailes hacía que se trasladasen gentes de otros pueblos hasta donde se celebraban, a pesar de la precariedad de medios de transporte con que contaba la isla en el pasado y las largas distancias que había que recorrer entre los núcleos habitados. Existía, pues, un conocimiento y trasvase de estilos y repertorio entre buena parte de los más destacados intérpretes de música para cuerdas majoreros.

 

Juan Ramón Rodríguez y Manuel Navarro

 

Hemos incluido en este primer disco los géneros más comunes del catálogo de música tradicional de Fuerteventura. Como se puede observar tras su audición, algunos de ellos contienen interesantes rasgos diferenciadores con respecto a sus homólogos de otras islas. Es el caso de la isa majorera, a la que también se conoce por corrida, se observan en ella el uso de melodías, tanto en las introducciones instrumentales como en los solos, diferentes a las comunes en el repertorio de este género en Canarias. Igual ocurre con las letras de sus estribillos, aunque en esta grabación no se recoge ninguna. Los solistas llevan todo el tiempo el ritornello instrumental sobrepuesto a su canto. Es de destacar el comportamiento musical de algunos de los instrumentos de las parrandas majoreras: las guitarras, por ejemplo, acentúan partes débiles del compás, creando una riqueza rítmica poco usual en este tipo de repertorio. Aunque es costumbre que sólo se conservan entre los viejos cantadores, para éste y otros géneros a veces se empieza la copla con su segundo verso, coincidiendo ello con el cambio de dominante a tónica en los instrumentos. Su coreografía, ajena a las manoseadas figuras de las isas que hoy conocemos, transcurre en torno a un círculo en el que parece que los ejecutantes trenzan una imaginaria cinta.

 

Algo parecido ocurre con la malagueña de tres tiempos o de los novios, directamente emparentada con fandangos y malagueñas del Sur peninsular. Aunque ya olvidado, era un baile que antiguamente se reservaba a las parejas que establecían relaciones de noviazgo. Como en otras piezas del folclore musical de cuerdas majorero, no es necesario que el solista, al empezar la copla, espere a que los instrumentos terminen la célula introductoria (en tres acordes; de ahí, según los tocadores majoreros, su segundo nombre). Comenzará a cantar y los instrumentos le seguirán.

 

El estribillo en la folía se utilizaba para ejercer el derecho a cantar la copla que le seguía. El baile de la folía majorera se desarrolla en filas enfrentadas que se mueven hacia los lados, paseándose con sencillez y compostura los bailadores. En las seguidillas era costumbre por parte del que canta robar el último verso de quien le ha precedido, continuando con la temática de la copla que ha presentado su antagonista o cambiándolo a su gusto. En todo caso, no es costumbre generalizada pisarse cantando, tal como se hace en otras islas. De la polka hemos seleccionado dos ejemplos: el segundo de ellos es el Romance de la Serrana, en una espléndida versión teatralizada por el cantador Julián Cabrera. Aunque ya hemos dicho que el romancero en Fuerteventura tenía indiscutible predominio entre las canciones de trabajo, a veces se interpretaban este u otros romances como La pulga y el piojo en los bailes de taifa con aires de polka ováis. El siote era un baile considerado menor, como un entremés o descanso de los géneros más populares. También se conocían y se practicaban la isa y la malagueña de las islas capitalinas. Valses, pasodobles, mazurcas, rumbas y berlinas completaban el abanico de bailes sueltos y agarrados de las taifas majoreras hasta su decadencia en los años cincuenta.

 

El mismo repertorio musical era interpretado en las serenatas que ofrecían los mozos a las jóvenes casaderas. Solo las coplas se amoldaban al cambio de escenario, cantándose aquellas referidas a las virtudes de la muchacha objeto de la ronda. La parranda estaba formada por laúdes, guitarras y timple, y se veía acompañada, en no pocas ocasiones, por el violín, un instrumento que, aún hoy, goza de gran popularidad entre los tocadores majoreros (en la actualidad permanecen en activo al menos ocho violinistas populares). Excepcionalmente participaba algún tocador de contra, un acordeonista o algún percusionista tradicional tocando castañuelas de madera o cucharas de lapas.

 

La mayoría de los temas de este apartado grabados para el disco fueron interpretados por una parranda compuesta por gente joven acompañada por tocadores más veteranos, dirigidos por José Ramón Hernández, entusiasta folclorista majorero. En esta primera selección de cantadores tenemos la suerte de observar diversas líneas estilísticas claramente diferenciadas entre sí. Manuel Navarro y Manuel Perrera formaron tándem parrandista con dos de los más grandes cantadores de Fuerteventura: Germán Fumero y Miguel Alayón, este último tinerfeño pero residente en Fuerteventura hasta la finalización de nuestra contienda civil y de los que no se guarda ningún registro sonoro; todos ellos tuvieron asiduo contacto con cantadores de otras islas. Pedro García, Julián Cabrera o José Cabrera representan una tradición menos conocedora del pulso estilístico usado en las islas mayores para los géneros más comunes y, sin embargo, llena de hondura y singularidad cantora.

 

 

FOLÍAS

Una lechera en Tegueste
le oí llorar de alegría
solo por oír cantar
a Ferrera una folía.

Qué barbaridad,
que debajo el Teide
reventó el volcán.

Me arrodillé en una tumba
cuando mi madre murió
y oí que dentro sonaban
las notas del arrorró.

Que bajando vienen
unos ojitos negros
que matarme quieren.

Los ojos de mi morena
se parecen a mis males,
grandes como mis fatigas,
negros como mis pesares.

Y vas a verla,
pero la veredita
no cría yerba.

Los besos de mi morena
arden como mi cachimba
y dicen que no me quieres
murmuraciones de envidia.

 

 

 

ISA

Yo estuve un año en presidio
cuasi por ninguna cosa,
le pedí a una chica un beso
en verla a ella tan hermosa.

Mi corazón traigo herido
y las heridas me duelen
¡Qué lejos de mí se encuentra
quien aliviármelas puede!

Estando cortando viñas
en el parral del amor,
de un tronco saltó una astilla
y me partió el corazón.

¡Qué ojos tienes tan benignos!
que te los dio un soberano.
¡Qué lindos, qué pies, qué manos,
qué labios de coral fino!

 

 

 

 

MALAGUEÑAS DE "TRES"

Norte al Sur corrí La Palma,
de Este a Oeste la Abadía,
al rumbo del Noroeste
navega el bien de mi vida.

Una rapadura me comí,
fue tanta la sed que me dio,
que una pipa de agua me bebí
y de vino lleno un garrafón.

Cuando yo estaba en prisiones
con lo que me divertía
en contar los eslabones
que mis cadenas tenían.

Cuando en prisiones me viste
el alma se te alegró,
a tu madre le dijiste:
- este pájaro cayó
en la cama y sin alpiste.

Mi madre a mí me dio el ser
y una patria no se deja,
la planta cuanto más vieja,
más se debe de querer.

 

 

 

SEGUIDILLAS

Es mi amante moreno
y amorenado,
es mi amante moreno
pero agraciado.
Como vienes del campo
vienes airosa,
vienes encarnadita
como una rosa.

Clavellina encarnada,
rosa y capullo,
no le digas a nadie
que yo soy tuyo.

Por la Sierra Morena
vienen bajando
unos ojitos negros
de contrabando.

Adiós y voime,
adiós y voime,
que tu amor con el mío
no corresponde.

 

 

 

POLKA

A la entrada Buenos Aires,
bajo de un almendro en flor,
mi padre le dio a mi madre
el primer beso de amor.

Tierra de Fuerteventura,
tierra de gofio y pimienta,
el más que en ella se apura
nunca le sale la cuenta.

Cuando siento sonar el timple
se me viene al pensamiento
que abarque las siete islas
un tan pequeño instrumento.

Traigo un dolor hacia aquí,
en el corazón, caramba,
si este dolor no se calma
¡Oh, Dios, qué será de mí!

Adiós, mi vida, ya me despido,
tristes suspiros lleva mi voz,
tristes palabras de despedida,
adiós, mi vida y adiós, adiós.


Traigo un lunar en la cara
que me lo hizo el cariño
de los besos que me daba
mi madre cuando era niño.

 

 

 

LA SERRANA (Romance)

Cuando yo era pequeñito      "apastando" mis ovejas
me encontré en el campo solo      con una gran mujerzuela
y me desafía a luchar,      las tres "caídas" me pega,
me agarró por un hatillo,      me llevó para su cueva.
Y allá en medio del camino      "veí" muchas cruces puestas
y me atreví a preguntar      qué cruces eran aquellas,
y lo que me contestó:      - Más vale que tú no sepas,
son hombres que yo he matado,      a ti te haré la "mesma".
Y apenas llegó a su casa,      que era una profunda cueva,
lo primero que me dijo      que a cenar me dispusiera.
Y ella se comió el buen pan,      a mí el cascarón me deja,
ella se tomó el buen vino,      con vinagre me consuela.
Y al concluir de cenar,      una vihuela me entrega.
Yo, como lo supe hacer,      me puse a templar mis cuerdas,
y con el son de la guitarra,      la serrana se durmiera.
Fui pasito entre pasito      y del brinco quedé allá afuera
y al cruzar de un barranquillo      y al bajar de una ladera,
fue tan grande mi caída      que la serrana despierta:
- Vuelve pa tras, pastorcillo,      que se te quedó una prenda,
que se te quedó el cuchillo      con que marcas tus ovejas.
- Que no corra mucho, señora,      Dios le haga bien con ella,
que si no tengo cuchillo      las marco con una piedra.

 

 

 

SIOTE

Tira Pep,
tira Juan,
anda María,
la vuelta da.

Dos pa quí
dos pa mí,
ese es el baile,
se baila así.

Dime mi niña,
si tú me quieres
porque me gusta
tu delantal,
con ese pelo,
rica melena,
con ese cuello
te vas a ahogar.

 

 

 

AIRES DE LIMA

Cállate tronco mal hecho,
caballo mal ensillado,
quién te tuviera amarrado
comiendo paja y afrecho.

Con una vara de mimbre
te voy a coser el culo,
no te quedará bonito
pero te queda seguro.

Ya que te has puesto conmigo
sin hacerte mal ninguno,
levántame el camisón
y dame un beso en el culo.

Ayer tarde fui a tu casa,
cuasi me estrallo de risa,
tenías el culo cagado,
cómo tendrás la camisa.

Si ese cantar viene a mí
lo recibo con grandeza,
lo meto dentro un zapato
y le escacho la cabeza.

A cantares no me ganas
aunque estés un año entero,
si a ti te enseñó tu padre,
a mí me enseñó mi abuelo.

 

 

 

LA CASADA EN LEJANAS TIERRRAS (Romance)

La recién casada,      lejos de su tierra
con las manos barre,      con los ojos riega,
con la boca dice      quién fuera soltera.
Ya de medianoche      se le presentó
un dolor de vientre      hasta el corazón.
- Maridito mío,      si tú me quisieras
a la tuya madre      a buscarla fueras.
- Levántate, madre,      del dulce dormir
que la luz del día      ya quiere venir.
- Que venga o no venga,      que venga un infante,
que se le atraviese,      que se ahoge en sangre.
- Confórmate, esposa,      con la Virgen pura,
mi madre no viene,      tiene calentura.
- Maridito mío,      si tú me quisieras
a la tuya hermana      a buscarla fueras.
- Levántate, hermana,      del dulce dormir
que la luz del día      ya quiere venir.
- Que venga o no venga,      que venga un varón,
que se le atraviese      hasta el corazón.
- Confórmate, esposa,      con la Virgen Santa,
mi hermana no viene,      no se halla en casa.
- Maridito mío,      si tú me quisieras
a la mía madre      a buscarla fuera
- Levántate, suegra,      del dulce dormir
que la luz del día      ya quiere venir.
- Albarda la burra      en lo que me visto
y por el camino      iremos juntitos.
Lejos del camino      lloraba un pastor,
lloraba con pena,      con pena y dolor.
- Dime, pastorcillo,      dime por quién lloras,
la recién casada      que se ha muerto ahora.
- Yo no tengo hijas      que si las tuviera
no las casaría lejos de mi tierra.

 

 

 

ARRANCANDO (Romance del marinero al agua)

Ahí viene por la montaña      la botella con la caña.

Echando velas al viento   cayó un marinero al agua
y apareció un caballero    por la orilla de la playa.
- ¿Qué me das marinerito por que te saque del agua?
- Yo te daré a mi navío    cargadito de oro y plata,
a mi mujer que te sirva    y a mis hijas como esclavas.
- Yo no quiero a tu navío   ni tu oro, ni tu plata,
solo que cuando te mueras   a mí me entregues el alma.
- Yo reniego de ti, perro,    y de tus malas palabras:
el alma no, que no es mía    y a Dios se la tengo dada;
mi cuerpo dejo a los peces    y mi vestimenta al agua,
el sombrerito a las olas,    que lo lleven y lo traigan.
Un cuerno le dejo al Diablo     y eso, no de buena gana,
pa que no vaya diciendo   que si no le dejo nada.

 

 

 

Texto publicado previamente en la separata del disco El folklore de Fuerteventura, editado por el CCPC, con texto de Manuel González Ortega, en 1993.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Lunes, 14 de Noviembre de 2011 a las 15:41 pm - david rodriguez santana

#02 El rasgueo tradicional ya no lo sabe tocar nadie»

Como los grandes músicos, Casimiro Camacho fue autodidacta. Aprendió de los mayores, de oído, y precisamente por eso, asegura con conocimiento de causa que en la actualidad se ha perdido el toque antiguo.

«El rasgueo de antes ya no lo sabe tocar nadie. El único es El colorao, en mi opinión el mejor timplista que existe, aunque tampoco hace el rasgueo ortodoxo, más abierto, más desgranado y expresivo». Y puntualiza: «El timple es de muñeca, no de dedos».

Camacho no oculta su satisfacción por el auge que está teniendo en los últimos años el instrumento, no sólo en Canarias, sino en todo el mundo. «Antes parece que daba hasta un poco de vergüenza ir a una parranda y sacar el timple, por lo que todo lo el partido que se le pueda sacar ahora me parece justo». Sin embargo, y a pesar de las nuevas figuras, sigue echando de menos a las que conoció de niño. «Fuerteventura estaba antes muy atrasada en música, no sabía nadie lo que era una redonda, pero cuidado con cómo se rasgaba el timple sin conocer partituras, y con esos cantadores que teníamos. Había aquí un hombre llamado Antonio Chocho, que yo no he visto rasgar nunca un timple como lo hacía él, y no tenía ni idea de música».

Toque del timple que, reconoce, está unido a la parranda. «Todos los timplistas somos parranderos, pero después se puede ser también serio, no hay que estar siempre templado para tocar».

Domingo, 13 de Noviembre de 2011 a las 11:07 am - juan josé monzón

#01 Interesante trabajo! Dónde podría adquirirlo.

Saludos