Revista nº 545
ISSN 1885-6039

Los vecinos recogerán firmas para pedir la recuperación del teatro.

Jueves, 24 de Marzo de 2005
EL DÍA
Publicado en el número 45

Confían en que el apoyo de un importante número de orotavenses haga recapacitar al gobierno local y a otros organismos. IPO y PSOE-IU replicaron ayer a CC y sostienen que se incumplió el acuerdo plenario unánime de 2002.

El Movimiento Vecinal Atlante tiene decidido realizar una campaña de recogida de firmas por La Orotava para comprobar el apoyo popular a su iniciativa de solicitarle al gobierno local y a otras administraciones públicas que hagan todo lo posible por negociar con el propietario del solar donde aún permanecen las ruinas del cine para adquirirlo e intentar recuperarlo como espacio sociocultural. Como apuntamos ayer, aún queda la concreción del texto final que se mostrará a los orotavenses y a otros ciudadanos para que pongan su rúbrica en dicha solicitud. Eso sí, y a la espera de una reunión definitiva, ayer se nos confirmó que la campaña se emprenderá porque existe casi unanimidad entre los concentrados en la calle Juan Padrón sobre la idoneidad de la iniciativa para que, con independencia de qué ocurra con la decisión final de la justicia sobre la legalidad o no de los permisos y licencias del derribo y del futuro edificio previsto por la constructora Pejomar, surja desde ahora una corriente de opinión a favor de la posibilidad de que La Orotava recupere un espacio de ocio que formó parte de su historia y que podría dinamizar la vida sociocultural de la zona. También se pedirá que se acelere la elaboración del Plan Especial del Casco. El Movimiento plantea que la compra del solar la haga la administración más pertinente mediante deuda pública a cargo de la Reserva de Inversiones. Así se lo propusieron el martes al consejero insular de Patrimonio, Miguel Delgado, quien recalcó a EL DÍA que esta solución resulta "muy difícil". Por lo que hemos podido recabar, el gobierno local y el promotor tampoco están en esta línea. Tras el derribo inicial del Atlante, firmado por un gobierno orotavense en funciones dos días después de los comicios y ejecutado durante la semana anterior a la toma de posesión de la corporación villera, miembros de la Coordinadora El Rincón recogieron unas 400 firmas en unos pocos días en contra de la demolición y las formas empleadas, rúbricas que se le entregaron al consistorio. Mientras la pala de Pejomar continuaba ayer junto a las ruinas del teatro y el "campamento" vecinal, la oposición movía ficha. Los seis ediles de IPO y PSOE-IUC replicaban lo dicho por el alcalde, quien niega que se incumpliera el acuerdo unánime de febrero de 2002 por el que se instaba a la protección y adquisición del Atlante. Los concejales de izquierda consideran que el incumplimiento fue "clarísimo" y recuerdan que el portavoz de CC, Juan Dóniz, dijo "de forma clara y rotunda" que estaban de acuerdo con el texto de la moción de IPO-LV, "tal y como recoge el acta plenaria", y que se añadían algunas enmiendas, como la de hacer gestiones para buscar financiación externa para la compra y el envío de la propuesta al equipo redactor del PGO para que el teatro se incluyera entre los edificios a proteger. [b]"Falta de interés".[/b] Estos ediles creen que CC no mostró en ningún momento interés en la búsqueda de financiación, "limitándose a enviar la moción al Cabildo y Gobierno regional, pero sin realizar ninguna gestión ni presión política paralela sobre sus compañeros de partido para conseguir apoyo. Tal fue el desinterés -afirman-, que no obligaron a los redactores del PGO a emitir ninguna propuesta, ignorando y despreciando completamente el sentir unánime del pleno". Estos partidos recuerdan que el acuerdo se tomó cuando ya había movimientos para la venta del teatro y que, un año después, se procede a la demolición "con alevosía y nocturnidad, autorizándola un gobierno en funciones dos días después de los elecciones locales". Critican que CC "siga usando los mismos argumentos" contra cualquier movimiento de disidencia, apelando a la "manipulación, politización, engaños o mentiras, cuando esta reacción vecinal, si se ha caracterizado por algo, es por su madurez democrática, al estar completamente abierta al diálogo, el debate y la participación desde la defensa del interés general". No se explican cómo se puede hablar de politización si lo que hay detrás "no son más que decisiones políticas de CC, en defensa de los intereses de la constructora". "Como concejales -recalcan- estamos al lado de los vecinos porque creemos que es una causa justa, porque ellos nos lo han pedido y por defender los intereses generales". Se solidarizan con los empresarios afectados, exigen la retirada inmediata de la excavadora, creen que su mantenimiento sólo obedece "al capricho del alcalde" y no consideran necesario un dispositivo especial para su marcha.
Comentarios