Revista nº 532
ISSN 1885-6039

La Rama que nada tiene que ver con la agüita.

Jueves, 04 de Agosto de 2005
Valentín Barroso Cruz
Publicado en el número 64

Este artículo recoge los resultados de investigaciones recientes que han tenido como objetivo conocer el origen de la Fiesta de la Rama, en Agaete. En los próximos días publicaremos un nuevo texto de este investigador con nuevos datos y nuevas ideas que ratifican las ideas expresadas hace ya unos años.



Un año más, desde el 25 de julio al 17 de agosto, la Villa de Agaete celebra las fiestas en honor de la Virgen de las Nieves, conocidas de forma errónea por aquellos que no son de Agaete como la fiesta de La Rama.

 

La Virgen de Las Nieves, que cada 5 de agosto sube en procesión desde su ermita a la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción en Agaete, es una obra de gran valor artístico pintada en Flandes y traída al municipio a principios del siglo XVI. Esta obra se atribuye a Joos van Cleve, que en las tablas laterales del retablo pintó, además, a San Antón, a San Cristóbal y a San Francisco, incluyendo así mismo a Antón Cerezo, a su mujer y a su hijo Galeote, que fueron los que encargaron y pagaron el retablo.

 

Desde entonces, podemos imaginar que todos los años se celebraron actos religiosos en honor de la Virgen, desconociéndose desde cuando se realiza la procesión desde el Puerto de Las Nieves hasta la villa, si bien a fines del siglo pasado ya está documentada. Cada 5 de agosto el trono con la Virgen llega a Agaete para permanecer en la iglesia hasta el día 17 del mismo mes.

 

Pero fuera de Agaete, el acto más conocido de las Fiestas de Las Nieves y el que atrae a un mayor número de personas es sin duda La Rama. La Rama, al igual que la procesión, también está documentada desde finales del siglo pasado. El visitante que llegue a Agaete un 4 de agosto observará cómo una gran multitud de personas baila con ramas de pino, eucalipto y poleo al son de una banda de música. En medio de esa multitud destacan por su tamaño, realismo y colorido los llamados papagüevos, que al girar golpean con sus grandes manos a los bailarines y público de La Rama; estos papagüevos representan a personajes populares de Agaete, que muchas veces son los mismos que se encuentran dentro de los armazones de madera que sujetan la gran cabeza de cartón. La Rama, que empieza a las diez de la mañana, da la vuelta al pueblo y acaba a las seis de la tarde en la ermita del puerto de Las Nieves.

 

 

El origen de La Rama

 

Hoy parece aceptado que La Rama es la pervivencia de un rito que practicaban los antiguos canarios para pedir lluvia en épocas de sequía. El rito consistía en hacer ofrendas en las partes altas de la isla donde se encontraban ciertos lugares sagrados, para después cortar ramas de árboles y dirigirse al mar. Una vez en él, con las ramas se golpeaba el agua simulando la lluvia y se rogaba para que los dioses se compadeciesen y les enviase la lluvia para sus campos.

 

Siguiendo con esta interpretación, después de la conquista de la isla, los castellanos reconvirtieron este rito pagano en un rito cristiano, incorporándose a las celebraciones anuales realizadas en la fiesta de Las Nieves. Hoy día se relaciona La Rama actual con una fiesta de petición de lluvia; el “agua, agüita, La Rama está sequita”, parece ser algo que tendría mucho sentido de ser cierta esta forma de interpretar La Rama, pero la realidad es otra bien distinta.

 

Las investigaciones que llevamos realizando sobre La Rama, apuntan, a partir de una gran cantidad de documentación, que ésta no tiene absolutamente nada que ver con el rito prehispánico de petición de lluvia. La documentación recogida en archivos religiosos, municipales y particulares, y el estudio de toda la bibliografía que de una u otra forma trata el asunto que nos ocupa, se complementa con la información aportada por una gran cantidad de entrevistas a personas de Agaete mayores de ochenta años.

 

La Rama vendría a ser la tradicional enramada que, en siglos anteriores, cualquier parroquia o ermita de Canarias realizaba la víspera del día de un determinado santo o virgen para engalanar la iglesia y alrededores de la misma. Tenemos documentada esta práctica, no sólo en el archivo parroquial de Agaete para varios santos, sino en los archivos de las parroquias de otros municipios. En algunas de las entrevistas, las personas de más edad hablan no de Rama, sino de enramadas, y para sorpresa nuestra añaden que La Rama ¡no llegaba al Puerto de Las Nieves, porque las ramas eran para engalanar la iglesia a la que iba a ir la Virgen, es decir, a la de Agaete!.

 

 

La Rama actual con el rito aborigen de petición de lluvia

 

Francisco de Armas Medina nació en Agaete en 1896, se licenció en medicina y compaginó su profesión con varios cargos en sociedades artísticas, científicas y de recreo, tales como presidente del Gabinete Literario, vocal de la Sociedad de Amigos del Arte Néstor de la Torre o director del Museo Canario. Esta persona, en dos textos, uno de 1920 y otro de 1939, describe las Fiestas de Las Nieves y jamás relaciona La Rama con el rito aborigen.

 

En 1945, el Ayuntamiento de Agaete edita la que será su primera publicación: La Villa de Agaete y su Virgen de Las Nieves. El libro fue escrito por Sebastián Jiménez Sánchez, comisario de excavaciones arqueológicas de la provincia de Las Palmas. La descripción que deja sobre las fiestas de la Virgen de Las Nieves es la siguiente: “Preceden a la fiesta principal los tradicionales y típicos actos de la enramada, construcción de ventorrillos, verbenas y otros jolgorios y regocijos a base de guitarras, timplillos, rasquetas y acordeones en los que el alma canaria con todo su colorinesco emotivo se muestra con su pristina pureza. El día de la Patrona Mayor revienta de alegría el pueblo”. Podemos observar como un experto como Sebastián Jiménez Sánchez, tampoco relaciona La Rama con el rito aborigen.

 

Por fin localizamos en 1960 el primer escrito que sí hace esta relación. Su autor es José Antonio García Álamo, un erudito de Agaete que fue alcalde un buen número de años. Hace tres manifestaba públicamente en una mesa redonda sobre La Rama que en un texto literario insinuó esa relación para dignificar La Rama y contribuir a que la misma se declarase de Interés Turístico, hecho que ocurrió doce años más tarde. Nunca antes nadie hizo esta relación, pero a partir de estos momentos el texto literario sirve de inspiración a artistas, intelectuales, etc., que con el paso del tiempo asumen la invención como real. Se ha llegado a un punto en el que todos hemos dicho que La Rama es la pervivencia de un rito aborigen, negándole su verdadera razón de ser, que no era otra sino la de engalanar la iglesia y el pueblo ante la llegada de la Virgen de Las Nieves al día siguiente. De las decenas de entrevistas realizadas en nuestras investigaciones, no tenemos ninguna en la que el entrevistado haya pedido agua alguna vez a la virgen; tampoco ninguno de los entrevistados se ha metido en el agua con ramas ni recuerdan que nadie lo haya hecho alguna vez. Tampoco nadie de Agaete canta el “Agua, agüita la Rama está sequita”, porque nunca ha formado parte de la tradición, y el Ayuntamiento año tras año comunica a los vecinos que se abstengan de tirar agua desde las azoteas cuando los visitantes la piden.

 

Hoy por hoy, La Rama, uno de los actos de las fiestas de la Virgen de Las Nieves, es una manifestación que independientemente de sus orígenes o antigüedad, supone para el canario un encuentro con su historia, con sus tradiciones y en ella nos reconocemos como individuos pertenecientes a una colectividad determinada que, como La Rama, acoge a todo el que desea compartir nuestras costumbres y forma de ser.


Valentín Barroso Cruz es Licenciado en Geografía e Historia y Redactor del Proyecto del Museo de La Rama.



Este artículo aparece publicado on-line en la revista Línea Global, en su número de agosto de 2000.

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Viernes, 20 de Febrero de 2009 a las 18:42 pm - Jag.

#06 Cuando los árboles no nos dejan ver el monte y viceversa...

Jueves, 14 de Septiembre de 2006 a las 11:54 am - efrain

#05 Muy bueno el artículo, a la gente de agaete le cuesta reconocer que la rama de Agaete no es la más antigua de la isla. Todos los pueblos de la isla, como tu bien decias, tenían sus enrramadas, hay incluso documentos de la iglesia donde se solicita al ayuntamiento cortar ramas para la enramada de la iglesia el día del patrón o patrona. Si bien es cierto que la fiesta de La Rama o de los Ramos nace en la ciudad de Guía por una promesa hecha a la Virgen por haberlos librado de la terrible langosta que azoraba toda la comarca. Ramas con frutos que de Vergara hasta el Hospital de San Roque se bajaban al sonar de caracolas y tambores. Y al día siguiente por la mañana se bajaba con la rama desde san roque hasta la iglesía de Guía. La aldea 'copia' esta fiesta y Agaete la populariza mas tarde, en los años 60 aproximadamente del siglo XX de las antiguas enrramadas. Sin más felicidades por este artículo y a ver si de una vez nos damos cuenta de los origenes, y nos dejamos de cerrar ojos y oídos por miedo a la tradición. Felicidades

Martes, 18 de Abril de 2006 a las 11:25 am - domingo

#04 En Historia, una ciencia social, hablar en términos absolutos y emplear adjetivos como verdadero o falso y frases categóricas como 'no tiene absolutamente nada que ver' o 'nunca', suele ser,cuanto menos, arriesgado. Tenemos que ser conscientes de que hasta nosotros no nos ha llegado toda la información sino solo una parte y en la medida de cómo y por quién se interprete ésta obtendremos un resultado u otro. En todo caso, la mayoría de las fuentes que cita el autor del artículo pertencecen a archivos parroquiales (que desde luego no van a estar interesados en mencionar antiguas costumbres 'paganas') y a la época de la dictadura de Franco (¿quién sería el 'guapo' en relacionar una festividad religiosa con los antiguos canarios?). Lo que parece cierto es la existencia en el pueblo canario de un rito relacionado con la lluvia en el que se empleaban ramas y, teniéndo en cuenta de que se utilizan estos mismos elementos en una celebración religiosa hoy en día en la misma zona donde se realizaban esos ritos ancestrales, no es descabellado el realizar esta relación, más si tenemos en cuenta casos de otras islas como el de la aparición de la Virgen de Candelaria a los guanches, en el que los elementos aborígenes y los cristianos se entremezclan en una festividad. En cualquier caso, no se debe cerrar la puerta a ninguna posiblidad como hace el autor en este artículo.

Jueves, 29 de Diciembre de 2005 a las 12:27 pm - Me lo esperaba

#03 Cuanto te pagaron Valentino??

Sábado, 27 de Agosto de 2005 a las 21:49 pm - nico toledo

#02 Arrallate un maiz, señor busca documentos antiguos .

Sábado, 20 de Agosto de 2005 a las 12:48 pm - Pilar Melián

#01 Tengo 26 años y siempre me ha encantado nuestra historia canaria, sus leyendas, sus costumbres y como no nuestro folclore. Sin embargo, me ha sorprendido mucho este artículo, fascinante por otra parte, al descubrir el verdadero origen de La Rama de Agaete. Gracias por buscar la verdadera explicación a nuestras raices y tradicionales costumbres y por contribuir a que nada se pierda. Un saludo y felicidades.